La moda pasa, el estilo jamás La moda pasa, el estilo jamás
POR RAFAEL BALDAYAC “La moda pasa, caduca, pero el estilo jamás”, “La belleza comienza en el momento en que decides ser tú mismo”, “Tu... La moda pasa, el estilo jamás

POR RAFAEL BALDAYAC

“La moda pasa, caduca, pero el estilo jamás”, “La belleza comienza en el momento en que decides ser tú mismo”, “Tu puedes ser preciosa a los 30, encantadora a los 40 e irresistible para el resto de tu vida”.

“Viste vulgar y varan el vestido, viste elegante y verán a la mujer”.  “La simplicidad es la clave de la verdadera elegancia”. “Las mejores cosas de la vida son gratis. Las segundas mejores cosas son muy, muy caras”.  “Hay gente que tiene dinero y gente que es rica”.

Estas siete frases legendarias con que comienzo este articulo pertenecen a la visionaria y famosísima diseñadora francesa Coco Chanel, una de las figuras más importante en la historia de la moda. Creadora de la marca Chanel que llegó a ganar 25 millones de dólares al año.

¿Cómo cristiano qué posición debemos de tener ante la moda? Es necesario saber que desde que Adán y Eva se dieron cuenta que estaban desnudos y Dios los vistió con túnicas de pieles, todo el mundo usa ropa (Génesis 3:7,21).

Existe cierta confusión sobre cuánta ropa,  porque Dios no estableció medidas sino principios y estos dependen de la cultura y del sentido común.

La cultura cambia. Por ejemplo, los judíos por muchos siglos creían que el cabello de la mujer era muy seductor, y por lo tanto, tenía que taparse hasta en la casa y sólo el marido podía mirarlo. Cien años atrás era indecente la mujer que enseñara sus piernas en público.

Ahora bien,  la industria de la moda se nutre de dos deseos elementales: el de tener cosas nuevas y el de ser aceptado.

Cuál es la perspectiva bíblica de la moda. La Biblia dice que Dios “todo lo ha hecho bello a su tiempo” (Eclesiastés 3:11). Solo tenemos que mirar a nuestro alrededor para comprobarlo. De hecho, también percibimos esa belleza en los seres humanos. Por eso, los diseñadores de ropa tratan de realzar nuestro atractivo con sus creaciones.

Sin embargo, como se ha visto anteriormente, la industria de la moda ha cambiado el concepto de belleza. Está claro, pues, que no es sensato permitir que el actual concepto de belleza del mundo nos presione para que nos adaptemos a él.

El cristiano espiritual debe regirse por un patrón superior a la moda, la Palabra de Dios.

¿Cuales principios bíblicos deben regir en nosotros con la moda?

“No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace.”  (Deuteronomio 22:5). Esto nos da una clara indicación de que el hombre debe de vestir como tal, y la mujer de manera femenina.

El hombre jamás debe perder su masculinidad, como se promueve hoy día a través de los “metrosexuales”.

Tampoco la mujer perder su femineidad. Cada día las mujeres deben de cuidar su belleza interior antes que la exterior. (Proverbios  7:10; 1 Timoteo 2:9,10).

La moda es efímera por naturaleza como dice Coco Chanel. Incluso en el mejor de los casos, las nuevas tendencias solo nos embellecen por un tiempo.

Recordemos que “el fruto del espíritu”—con cualidades como el amor, el gozo, la paz, la paciencia, la bondad y el autodominio—nunca pasa de moda (Gálatas 5:22,23; 1Timoteo 2:9,10)

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: