Es compleja la aplicación acuerdo entre RD y Haití Es compleja la aplicación acuerdo entre RD y Haití
SANTIAGO.- Para el exdirector general de Migración, José Ricardo Taveras Blanco, resulta compleja y casi imposible la viabilidad de la declaración conjunta anunciada ayer... Es compleja la aplicación acuerdo entre RD y Haití

SANTIAGO.- Para el exdirector general de Migración, José Ricardo Taveras Blanco, resulta compleja y casi imposible la viabilidad de la declaración conjunta anunciada ayer por los presidentes dominicano y haitiano Luis Abinader y Jovenel Moise.

José Ricardo Taveras Blanco

José Ricardo Taveras Blanco

Aunque sostiene que se trata de “una declaración de buena voluntad”, el también secretario general de la Fuerza Nacional Progresista sostiene dicho acuerdo encontrará escollos en los aspectos de mayor importancia para los dominicanos.

Aconsejó al presidente Abinader de que, en lo que respecta a Haití, la mejor política es comenzar a hacer inviolable la frontera, esfuerzos que se debe estar prepararnos para ejecutar solos, sin ningún apoyo del Estado haitiano.

“Esto así, porque en lo inmediato enfrenta desafíos de subsistencia en los que la declaración leída por el señor canciller no pasará de ser lo que he dicho, una declaración de buena voluntad, que de todos modos invito a valorar”, remarcó Taveras Blanco.

Recordó que el país tiene un largo historial de declaraciones y protocolos diplomáticos suscritos con Haití y que todos, en general, con la impronta de que no han sido cumplidos por los gobiernos del vecino país.

Entre ellos destacó el Modus Operandi de 1939 que, a pesar de ser vinculante en el derecho interno de ambos Estados, en lo que respecta al registro consular de los nacimientos de sus ciudadanos en nuestro territorio, lo ignoran “exhibiendo en contrapartida la única coherencia de estigmatizar el Estado dominicano por no otorgarles nacionalidad”.

“Lo mismo podemos afirmar de la muy importante pero inoperante Comisión Mixta Bilateral qué, aunque tiene contraparte haitiana, nunca tiene una respuesta para nuestro país, simplemente porque no tenemos con quién hablar del otro lado”.

Taveras Blanco subrayó que eso ha sido así  “porque la política de las elites haitianas es estimular la expulsión desordenada de población, para fortalecer la remesa como un renglón de importancia en su economía, entre otras múltiples razones, quizás de mayor importancia”.

Recordó que en una ocasión fue el promotor de la documentación de haitianos en el territorio nacional por parte de sus autoridades, sugerencia que fue acogida y que, gracias a ello, llegó a habilitarse una oficina en la embajada haitiana, que operó con una computadora.

“A pesar de ello, se negaron a recibir soporte de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) para ampliar sus capacidades operativas y de ello sólo nos queda el recuerdo de una gran cantidad de haitianos exigiendo documentos que nunca les fueron entregados, a pesar de haberlos pagado”, abundó.

Sobre la promoción de un tratado de libre comercio con Haití, Taveras Blanco estimó que sería un desafío a las capacidades de control arancelario “porque en Haití los puertos continúan siendo en gran medida feudos de los líderes regionales, lo que haría aún más difícil el ordenamiento del intercambio, amén de que no sería justo para los haitianos que requieren del desarrollo de sus propias capacidades productivas y fiscales”.

También se refirió a la construcción de hospitales en territorio haitiano, considerando que sería la mejor política y que solo la intención vale la pena que sea aplaudida.

Pero,  le advierto al presidente Abinader que se prepare “para la batalla que implicará determinar el lugar donde deben ser construidos y el reto que implicará su sostenibilidad, si se hacen, lo que dejaría el país en la misma situación en que se encuentra con el tema de la carga sanitaria de dos naciones y un único contribuyente”.

“De todo lo dicho, quizás lo único que podrá contar con una posible receptividad de algunos sectores haitianos, será la interconexión del sistema eléctrico, lo cual es una buena noticia para los generadores, pero no para los dominicanos en general”, arguyó Taveras Blanco.

Dijo alegrarse por los residentes en el vecino país que tal cosa ocurra “aunque hago la salvedad de que espero que la energía que será servida a los haitianos no sea acompañada por los insostenibles subsidios y exoneraciones que benefician esa industria en el territorio nacional, sería criminal que además de todo, el contribuyente dominicano también financie la energía de los vecinos”.

En sentido general, Taveras Blanco dijo no pretender dejar de ponderar “la buena intención que inspira hasta ahora el discurso del presidente Abinader quien, a pesar de sufrir de una crisis de identidad por algunos de los recursos de que se sirve para impulsar la política que pregona, no deja de ser una interesante novedad en los más altos niveles del liderazgo nacional”.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: