Dominicano hace tatuajes de paz y amor Dominicano hace tatuajes de paz y amor
Miguel Cruz Tejada NUEVA YORK.- El tatuador dominicano Esmailin  Sánchez, copropietario del estudio “Chakra Tatoos” en el poblado de Old Bridge, en Nueva Jersey,... Dominicano hace tatuajes de paz y amor

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK.- El tatuador dominicano Esmailin  Sánchez, copropietario del estudio “Chakra Tatoos” en el poblado de Old Bridge, en Nueva Jersey, está cambiando los símbolos de odio y racismo por mensajes de amor y paz, que el artista dibuja gratuitamente a quienes cambiar por sí mismos.

Sánchez, un joven reconocido por su brillante talento de arte gráfico tanto en la piel de los humanos como en otros espacios, dijo que se gana la vida creando obras de artes en  lienzos vivos como él define el cuerpo humano, desde los antebrazos hasta cada parte del cuerpo.

En medio de las protestas, saqueos, ataques a estatuas de líderes confederados y conquistadores, Sánchez, emerge como una figura de equilibro para llevar su mensaje a la mayor cantidad de personas posible.

Dijo que está tomando parte de su tiempo de trabajo para gratuitamente transformar los dibujos en tinta de tatuajes racistas inspirados en el odio por mensajes positivos.

“Todo el mundo merece una segunda oportunidad”, explicó Sánchez. “He tenido personas que ni siquiera usan pantalones cortos durante 28 años debido a las cosas que tienen y finalmente se dan cuenta de que era malo”.

Ha visto muchos tatuajes relacionados con el odio, como banderas confederadas y símbolos nazis, entre estos, la aborrecida esvástica.

Dijo que  con la ayuda de  su esposa Sara, no solo brindará ese servicio de sustitución gratuito, que generalmente cuesta hasta $300 dólares por hora, sino que les asegura a los clientes que será justo.

Señaló Sánchez que entre los motivos más comunes  para que mucha gente se haga los tatuajes con símbolos de odio, están la presión de grupos y la inexperiencia con otras comunidades.

“Se unen a un grupo o una organización donde tienen que hacer ciertas cosas para encajar, por lo que muchos de ellos se ven obligados a hacerlo”, le en una entrevista al canal de televisión dijo a WPIX11.

El artista ya ha transformó un tatuaje a un cliente de la bandera confederada en lo que ahora es el rostro de una mujer.

Aquellos que se acercaron, enviaron una foto del tatuaje y su historia, lo que permite al equipo de Sánchez elaborar una lluvia de ideas para cubrir los dibujos originales y sustituirlos. “Solo quiero ayudarlos a avanzar”, dijo.

Ha recibido algunas críticas en redes sociales de críticos que sienten que no debería desperdiciar su talento en racistas, respondiendo que  se trata de fomentar el crecimiento.

“¿Por qué impedirías que crezca una planta? Es el mismo concepto”, dijo. “Como una planta se ve hermosa cuando florece, así que tenemos que dejar que todos florezcan”.

El estudio de Sánchez está siendo renovado en medio de la pandemia de COVID-19 y está temporalmente cerrado, pero él esperará hasta el 11 de este julio para la reapertura.

Un tatuaje de la bandera confederada desgarrado se convierte en la cara de una mujer. La tinta de la esvástica nazi se transforma en una galaxia con nebulosas coloridas y  la palabra “Skin Head” (Cabeza Raspada)  en una calavera en las manos de Sánchez.

El artista dominicano residente en Newark (Nueva Jersey) recibió cerca de 10 solicitudes desde que publicó su oferta en Instagram hace una semana.

“Es mi contribución para mejorar el mundo. Si quieres un cambio, comienza contigo mismo”, dijo Sánchez, un optimista de 35 años  de edad.

Sánchez, era un ingeniero de redes en Merril Lynch y abandonó espontáneamente su trabajo corporativo hace 13 años para perseguir su pasión por el arte.

Se ha especializado en encubrimientos de tatuajes durante casi una década, y anteriormente ha ayudado a las personas a borrar símbolos de odio en su cuerpo.

Sánchez utiliza un programa en su tableta para crear representaciones digitales de los diseños propuestos. Luego, usa otro programa que muestra cómo se vería en el brazo de la persona. Pero puede ser un trabajo estresante para Sánchez.

Como un hombre dominicano que usa trenzas de cabello largas, Sánchez dice que romper el hielo puede ser complicado porque no sabe si la persona todavía tiene prejuicios. Entonces, dice que reproduce películas de Will Ferrell en el fondo para aligerar el estado de ánimo.

Sánchez intenta convertir la cita en una experiencia de aprendizaje para él y sus clientes, que incluyen miembros de pandillas de motociclistas, supremacistas blancos y pandilleros de la ganga The Bloods (Los Sangrientos).

Sospecha que algunos simplemente quieren esconder sus viejos tatuajes porque ahora está perjudicando sus perspectivas laborales o atrayendo atención no deseada en lugares públicos. Así que Sánchez intenta profundizar y descubrir si su cambio de opinión es genuino.

Por lo general, no sabe la respuesta hasta que tiene la máquina de tatuajes en la mano. “Pueden ser cosas diferentes y no lo sé hasta que se meten en la silla”, relató. Describe ese trabajo como una sesión de terapia.

La mayoría de sus clientes que a menudo escucha, aprendieron a practicar el racismo al crecer en comunidades aisladas y no interactuar con personas de color. Una vez que conocen a una persona de color, a través del trabajo o la escuela es cuando comienzan a cambiar, dice Sánchez.

La mayoría de los estudios con permiso legal del estado, como el de Sánchez, se niegan a dibujar diseños racistas, dijo. La policía le proporcionó a Sánchez un panfleto que contiene símbolos de odio y pandillas y sus significados correspondientes, para que pueda rechazarlos si le piden que los dibuje en algún cliente.

En cambio, la mayoría de las personas con esvásticas y banderas confederadas en sus antebrazos lo hacen por un amigo o alguien de sus pandillas, explicó Sánchez.

Espera documentar sus próximas citas como una forma de mostrar la psicología de los nacionalistas blancos reformados.

“Quiero preguntarles ¿qué lo llevó a hacerse estos tatuajes y qué los hizo cambiar de opinión?” dijo Sánchez. “Ellos mismos no saben por qué hacen las cosas que hacen. Han sido adoctrinados en una creencia. Les hago preguntas que no se hacen a sí mismos”.

“Siento que estoy ayudando a arreglar el pasado cada vez que hago un encubrimiento”, señaló Sánchez.

 

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: