Coronavirus “ataca” economía corporaciones en Nueva York Coronavirus “ataca” economía corporaciones en Nueva York
Miguel Cruz Tejada NUEVA YORK.- Las grandes marcas y corporaciones que económicamente se han adueñado de los centros económicos más importantes del mundo y... Coronavirus “ataca” economía corporaciones en Nueva York

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK.- Las grandes marcas y corporaciones que económicamente se han adueñado de los centros económicos más importantes del mundo y el mercado de consumo compulsivo y que cuentan con tiendas y distribuidores en el Alto Manhattan, sin escapan del golpe financiero del coronavirus y las ha obligado a cerrar sus ventas en medio de la crisis, además de dejar sin empleo a docenas de dominicanos y dominicanas.

Un recorrido de este reportero ayer jueves 26 de marzo en la tarde, hora pico de compras, muestra la desolación y virtual colapso económico de esas empresas, símbolos del poder económico y el glamour en el planeta tierra.

Entre las tiendas cerradas, están las de Marshalls, GAP Factory Store, dos de las más grandes cadenas de Estados Unidos y el mundo, además de las telefónicas T-Mobile, Sprint, Metro PCS, AT&T y Verizon, McDonald´s, que se está limitando a vender comida para llevar, la cadena de supermercados Cristedes, Popeyes, Dollar Discount, las cadenas de gimnasios Planet Fitness y Blink, y la cadena de tiendas de tenis Foot Locker que ahora están a la par de cientos de medianos y pequeños negocios establecido en el Alto Manhattan que afectados los estragos económicos del coronavirus.

De contar con una clientela a la que monopolizan como el caso de Marshalls, parte de las más marcas de famadas, estas grandes tiendas se han eliminado sin nada como rastro de la secuela que financieramente está dejando el coronavirus en Nueva York y el mundo.

Los concesionarios de vehículos, que tradicionalmente comienzan a hacer su “agosto” para esta temporada de primavera, también se anexan a los grandes negocios, marcas y corporaciones que están siendo golpeadas por la siniestra factura de la pandemia.

Cotidianamente, con cientos de compradores, sus espacios están cerrados y vacíos, a la espera de que el COVID-19 ceda en su secuela de muerte y claustro masivo.

La situación por la que están atrayendo a las grandes corporaciones, suma otro gran zarpazo a la economía destruida de los comerciantes más pequeños, y sus cientos de empleados.

 

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: