Las  águilas en  la tormenta (2) Las  águilas en  la tormenta (2)
POR RAFAEL BALDAYAC ¿Sabías que las Águilas son capaces de prever cuándo va a haber una tormenta? Cuando las nubes empiezan a reunirse,  ellas... Las  águilas en  la tormenta (2)

POR RAFAEL BALDAYAC

¿Sabías que las Águilas son capaces de prever cuándo va a haber una tormenta? Cuando las nubes empiezan a reunirse,  ellas usan los vientos huracanados  para elevarse, alcanzando alturas sorprendentes y posicionándose sobre las nubes.

Mientras que los demás pájaros y demás animales buscan cobijo, las lluvias y el temporal destroza todo lo que hay  abajo, ellas, por el contrario, se protegen sobrevolando la tormenta,  mirando el problema desde arriba, utilizando la presión para dejar de aletear y descansar sobre sus alas.

Se ha demostrado científicamente la “premonición aviar”  incluso 24 horas antes de una tormenta, todo proviene a que las aguilas captan los infrasonidos que emiten las tormentas.

Las águilas se marchan  24 horas antes de la tormenta, haciendo sospechar a los investigadores que escucharon los infrasonidos vinculados con el mal tiempo, los cuales tienen un nivel muy inferior al que detecta un oído humano.

No sólo evitan el problema, sino que además se lo usan en su propio beneficio.

Es decir que el águila, que nunca anda en bandadas, cuando se encuentra con una tormenta, vuela por encima de ella  para vencer las pruebas, las  dificultades  o  los problemas, así es como el cristiano necesita elevar su visión por encima de los obstáculos y levantar los ojos al cielo, hacia Dios.

El águila que se menciona en la Biblia es el águila dorada de Palestina, que es la más rápida de todas (su velocidad oscila entre 175 y 225 kilómetros por hora, y a veces, en picada es más veloz) ayudada por su constitución física,  huesos muy livianos y grandes alas que le permiten tomar mucha altura, velocidad y fuerza.

Si bien, para elevarse requiere un gran esfuerzo (pesa alrededor de 16 libras), una vez logrado eso sabe aprovechar los vientos para elevarse con sus alas extendidas, planeando tranquilamente.

Una vez logra el águila establecerse en el aire, extiende sus alas y planea con ellas  extendidas, aprovechando el viento para avanzar.  Nos habla de un trabajo compartido entre el cristiano y Dios para elevarnos a las alturas.

¿Alguna vez has sentido que se acerca una tormenta a tu vida? Has mirado al cielo y has visto nubes negras juntarse. Sientes que algo va mal y, cuando te quieres dar cuenta, tienes temporal encima.

Podemos utilizar las tormentas de nuestra vida (familiar, negocios o profesión)  para elevarnos y crecer como personas y profesionales o podemos refugiarnos, escondernos mientras el temporal nos azota y luego recoger los daños.

¿Tú qué eliges?  Todos y cada uno de los problemas que tenemos en cualguier área de nuestra vida  tienen sus dos caras y tendemos a ver siempre la negativa y a resignarnos, ¡pero puedes aprender a sobrevolarlos como las águilas!

¿Cómo? Es muy sencillo. Hay un proverbio que reza “Si quieres volar como el águila, no te rodees de pavos”.

 

Si quieres aprender a volar como un águila, debes aprender de otras águilas, no de personas negativas que ni se plantean que sea posible sobrevolar las tormentas porque, por mucho que trates de convencerlos, no pueden y solo te robarán energías y tiempo.

Cambia tu mentalidad, trata de ver cada problema como una solución, concéntrate en esa solución y usa el viento para volar.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.