PUNTOS…Y PICAS PUNTOS…Y PICAS
POR CARLOS MANUEL ESTRELLA Subcampeones en sobornos La evidencia del deterioro institucional del país no solo se verifica en el plano interno, sino que... PUNTOS…Y PICAS

POR CARLOS MANUEL ESTRELLA

Subcampeones en sobornos

La evidencia del deterioro institucional del país no solo se verifica en el plano interno, sino que desde el exterior se aportan elementos suficientes para proclamar la necesidad de una sacudida moral que frene esta carrera de corrupción hacia el caos de la sociedad.

Pese a la profusa propaganda gubernamental que pretende presentar al país como modelo de crecimiento productivo, estabilidad macroeconómica y atractivo para inversores externos, persisten graves fallas en seguridad jurídica y moralidad de la gestión pública.

República Dominicana es el segundo país de América Latina en que se pagan más sobornos, según informó la organización no gubernamental Transparencia Internacional, que tiene sede en Berlín, Alemania, en un estudio con más de 22 mil personas entrevistadas.

Ese bochornoso “mérito” ubica al país subcampeón, con 46 por ciento, solo superado por México con 51, entre los lugares en que los ciudadanos pagaron más sobornos para obtener servicios públicos el último año.

En este estudio el país supera en sobornos a Venezuela y Panamá, que le siguen en la lista, y también tiene más coimas que Brasil, el gigante suramericano protagonista de uno de los mayores escándalos de corrupción internacional con el caso Odebrecht.

Hace pocos días el Foro Económico Mundial reveló que el país perdió 12 lugares en el índice de competitividad global ocupando el puesto 104 entre 137, otra llamada de alerta al creciente deterioro institucional que, además, aleja inversión foránea por la inseguridad jurídica que también es común aquí.

Los sobornos tuvieron su clímax con la admitida práctica de la constructora brasileña, en que también el país ocupó segundo lugar, mientras no hay respuestas efectivas del sistema judicial ni de los mecanismos de prevención para frenar estas inconductas.

Ante este nuevo descrédito internacional es necesario una sacudida moral que frene la alocada carrera hacia el caos institucional.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: