¡Honor a nuestros voluntarios! ¡Honor a nuestros voluntarios!
POR PEDRO DOMÍNGUEZ BRITO Cuando viajo a algún país del “primer mundo”, noto la presencia de voluntarios. Los hay cuidando enfermos, ayudando a los... ¡Honor a nuestros voluntarios!

pedroPOR PEDRO DOMÍNGUEZ BRITO

Cuando viajo a algún país del “primer mundo”, noto la presencia de voluntarios. Los hay cuidando enfermos, ayudando a los estudiantes a cruzar las calles, recogiendo basura, llevando alegría a los hospicios, donando sangre… En fin, pienso que el número de estas personas serviciales aumenta mientras más educada es la sociedad. Y es que la educación es hermana de la solidaridad y ser solidario es sinónimo de voluntariado.

También, por otras razones, resulta más fácil ser voluntario en una nación rica que en una pobre. En estas tierras repletas de necesidades, aunque se quiera, se es voluntario luego de conseguir al menos lo indispensable para vivir. Por ello quien es voluntario entre nosotros merece el mayor de los elogios.

Leí que a los voluntarios no se les paga, no porque no tienen valor, sino porque son invaluables. Ahora, en Semana Santa, son nuestros héroes anónimos. Los vemos en las actividades religiosas, avenidas, ríos y playas. Cumplen su misión con responsabilidad y decoro.

¿Qué es ser voluntario? Para Cáritas: “Voluntario es el que, además de sus propias labores profesionales, de un modo continuo, desinteresado y responsable dedica parte de su tiempo a actividades no en favor de sí mismo ni de los asociados (a diferencia del asociacionismo), sino en favor de los demás o de intereses sociales colectivos, según un proyecto que no se agota en la intervención misma (a diferencia de la beneficencia), sino que tiende a erradicar o modificar las causas de la necesidad o marginación social”.

El voluntariado enriquece el espíritu, nos hace sentir útiles. Aquí, a veces en forma de patronato, se hace cada vez más común, abarcando diversas áreas. Su labor es encomiable, donde resalto la de los jóvenes y adultos de la Defensa Civil, Cruz Roja y otras instituciones públicas y privadas. Los felicito de corazón por su trabajo en Semana Santa para salvar vidas, prevenir accidentes y educar a la población. Su presencia es bastante oportuna, evitando el luto en muchas familias dominicanas.

Necesitamos ciudadanos que no vivan para ser servidos, sino para servir. Un gran aplauso a los voluntarios en Semana Santa. Su ejemplo nos motiva a tener más fe en nuestro provenir y en la construcción de una patria mejor.

 

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: