Con responsabilidad y comedimiento Con responsabilidad y comedimiento
POR RAMÓN DE LUNA En la época navideña es cuando más se produce el éxodo de los dominicanos, pues cientos de miles de familias... Con responsabilidad y comedimiento

ramon-de-lunaPOR RAMÓN DE LUNA

En la época navideña es cuando más se produce el éxodo de los dominicanos, pues cientos de miles de familias regresan a su lugar de origen para visitar a sus parientes, lo que produce el congestionamiento de las carreteras y, lamentablemente, un alto número de accidentes.

Es oportuno reiterar la advertencia que a la hora de conducir un vehículo debemos hacerlo con responsabilidad y tacto, a fin de que el luto no llegue a nosotros ni a otras personas, por lo que se requiere la máxima prudencia, no consumir bebidas alcohólicas, evitar el uso de celulares y conducir a la defensiva.
Son reglas que debemos tener en cuenta, así como mantenernos alerta en cada momento.
Desgraciadamente, nuestro país figura entre los que tienen un alto número de accidentes de tránsito a causa de no seguir reglas indispensables que preservan la vida, la mayoría de las veces por manifiesta negligencia, por violación a las señales y por el alto número de personas que lo hacen envueltas en los vapores del alcohol.
Figuramos como uno de los países con el más alto número de motocicletas, vehículo usado muchas veces con desprecio al no seguir reglas indispensables, como la falta del casco protector, por ir a velocidades endiabladas y hacerlo muchas veces con una botella de ron o de cerveza en una de las manos.
Otra de las muchas causas que originan lamentables accidentes con pérdida de vidas es el uso común que aquí se hace de transportar personas en camiones y camionetas. Hay cifras horrorosas de muertos y heridos por esta causa, así como el alto número de patanas circulando con las carreteras atestadas por miles de vehículos.
Los que van en un vehículo tienen la responsabilidad de evitar que el que conduce tome bebidas alcohólicas. Es una forma de defender sus vidas y así evitar que el luto empañe las tradicionales fiestas de la Navidad y Año Nuevo.
Si es un vehículo familiar o público, cada uno de los ocupantes debe oponerse con firmeza a que eso ocurra.
Debemos empeñarnos en que estas fiestas se celebren sin lamentar el alto número de accidentes que ocurre cada año en el país, a fin de que todos celebremos una fiesta que no se ha perdido de las tradiciones dominicanas, como es el Nacimiento del Niño Dios y la llegada de un nuevo Año, que aspiramos que sea de dicha, prosperidad y sin que nada enlute a nuestras familias.
Estamos en el deber de proponernos que así resulte, participando en esta celebración con mucha responsabilidad y la alegría que tanto distingue a nosotros los dominicanos.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: