MÉXICO.-La constructora mexicana Cementos Chihuahua ha hecho bueno ese adagio mercantil que dice que nada debe interponerse nunca a los negocios. Ni el menosprecio,...

el-mmuroMÉXICO.-La constructora mexicana Cementos Chihuahua ha hecho bueno ese adagio mercantil que dice que nada debe interponerse nunca a los negocios.

Ni el menosprecio, la humillación o los insultos racistas de Donald Trump han impedido al director general de la compañía lanzar el guante al presidente electo estadounidense para colaborar en la construcción del muro que pretende levantar en la frontera: “No podemos ser selectivos. Tenemos que respetar a nuestros clientes en ambos lados”. Business as usual.

La cementera, con sede en el Estado fronterizo que le da nombre, ve una oportunidad de negocio en la propuesta del magnate. “Build that wall” se convirtió en uno de los eslóganes que han coreado enfervorecidos como hooligans los seguidores de Trump antes y después de la campaña.

Un tercio de los 3.000 kilómetros de frontera entre ambos países ya está marcado por una barrera de placas metálicas, levantada por la Administración Clinton en 1993.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: