NUEVA YORK.-Los sobrinos del presidente venezolano Nicolás Maduro pensaron que estaban por encima de la ley y actuaron con “impunidad” debido a quienes eran...

NUEVA YORK.-Los sobrinos del presidente venezolano Nicolás Maduro pensaron que estaban por encima de la ley y actuaron con “impunidad” debido a quienes eran ellos y sus familiares.

Ese fue el argumento final del fiscal federal adjunto Brendan F. Quigley el jueves a un jurado en Nueva York, a quienes pidió declarar culpables a Efraín Campo y Francisco Flores de confabularse para entrar ilegalmente a Estados Unidos grandes cantidades de cocaína.

Los dos primos, cujuradoya tía, Cilia Flores, es la esposa de Maduro, no fueron víctimas inocentes de un plan estadounidense, sino “aliados entusiastas” que trabajaron metódicamente durante meses en una complicada transacción de drogas en que la pensaban ganar $20 millones, dinero que ayudaría a impulsar la campaña legislativa de su tía y cimentar el poder de la familia.

“No son jovencitos”, dijo Quigley. “Son hombres hechos y derechos de 30 años. Uno de ellos, el señor Campo, es abogado”.

Campo y Flores enfrentan 10 años de prisión si los declaran culpables de tramar el contrabando de 800 kilos de cocaína a Estados Unidos.

Los argumentos finales comenzaron el jueves a las 9:30 a.m. y se espera que duren todo el día en este caso, donde se han alegado vínculos entre la familia del presidente venezolano y el narcotráfico. El caso es observado de cerca en todo el continente debido a sus implicaciones para las relaciones entre Caracas y Washington.

Si los declaran culpables, ello fortalecería las acusaciones estadounidenses de que Venezuela no cumple sus obligaciones internacionales de combatir el tráfico de drogas. Si los declaran inocentes, ello fortalecería las alegaciones de Maduro de que es víctima de una venganza norteamericana.

La fiscalía alega que los acusados trataron de sacar provecho a sus relaciones políticas al planear el uso del hangar presidencial en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar para despachar grandes cantidades de cocaína a Estados Unidos. La defensa alega que sus clientes fueron “inducidos y engañados” por informantes corruptos de las autoridades federales estadounidenses quienes se aprovecharon de la credulidad de sus clientes, que esperaban ganar mucho dinero.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: