Complicaciones por apartamentos sin plomo Complicaciones por apartamentos sin plomo
NUEVA YORK (Diario La Prensa).- ¿Cuántos de los 177,000 apartamentos de los complejos de la Autoridad de Vivienda Pública de la Ciudad de Nueva York... Complicaciones por apartamentos sin plomo
Alfredo Martínez, veterano de guerra

Alfredo Martínez, veterano de guerra

NUEVA YORK (Diario La Prensa).- ¿Cuántos de los 177,000 apartamentos de los complejos de la Autoridad de Vivienda Pública de la Ciudad de Nueva York (NYCHA) están totalmente libres de plomo? ¿Cuántos niños menores de seis años expuestos a este producto tóxico viven actualmente en estas unidades?

Las anteriores preguntas han tenido por décadas respuestas poco precisas y confiables.

Ahora, desde este 2022, armar este “rompecabezas”,  implicará más complicaciones, pues la ciudad adoptó desde el pasado diciembre una nueva forma de medir la presencia del metal en apartamentos que fueron construidos antes de 1978, en donde viven niños menores de seis años.

Esto significa que prácticamente se empieza  desde cero, en la forma cómo se inspeccionan estos complejos. Y, además, unidades residenciales que habían sido certificadas como “libres del plomo” ahora saldrán de esta lista.

Los números con el criterio de medición actual, arrojan que por los menos más de 24,000 apartamentos hasta marzo de este año, “están positivos” en el metal.

En este sentido, las aproximaciones indican que se duplicará la cantidad de menores que producto de los nuevos análisis, se podrían identificar que estuvieron expuestos al polvo de pinturas potencialmente venenosas, que requerirán seguimiento del Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York (DOHMH).

Los niños menores de 6 años son particularmente más susceptibles al daño cognitivo causado por la exposición al plomo, e incluso se ha demostrado que niveles bajos afectan la inteligencia, la capacidad de aprendizaje y el comportamiento, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

“El detalle es que con la pandemia todo se hizo más complicado con las reparaciones básicas de mantenimiento. Y coincidió con las nuevas normas sobre el plomo. Hacer inspecciones con las máquinas certificadas de rayos X (KRF) requiere tiempo. Es un proceso que a veces no pasa a ser una prioridad, cuando hay fallas de calefacción, filtraciones o ascensores”, dijo a El Diario una fuente de NYCHA.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: