Prensa, cuarto poder y redes sociales Prensa, cuarto poder y redes sociales
POR RAFAEL BALDAYAC La prensa escrita, con la aparición de la imprenta ha mediado del siglo XV, se convirtió en el primer medio de comunicación de... Prensa, cuarto poder y redes sociales

POR RAFAEL BALDAYAC

La prensa escrita, con la aparición de la imprenta ha mediado del siglo XV, se convirtió en el primer medio de comunicación de masas de la humanidad. Esto trajo consigo una gigantesca revolución cultural, dando origen al  ejercicio del periodismo como profesión, con las funciones de informar, persuadir, educar y entretener.

Es por eso que en el mundo de la comunicación a la prensa se le conoce como el cuarto poder, un término que lo hizo popular y acuñó el político y escritor británico Edmund Burke a mediados del siglo XIX.

Burke dijo que había tres poderes en el parlamento: los Lores Espirituales (representantes de la iglesia), los Lores Temporales (la nobleza) y los Comunes (los políticos), señalando que en la tribuna de prensa era donde se sentaba el cuarto poder, y era el más importante que todos ellos.

Todo esto nos da una idea, no solo del poder, sino de la influencia que los medios masivos tienen en la opinión pública, y que ahora, con la introducción de la Internet, redes sociales, Smartphones y tablets, está presente 24/7 en la mente de casi todos los habitantes de este planeta.

Es innegable que hoy día vivimos en medio de un mundo digitalizado, tecnológico y dominado por la comunicación a través del internet y las redes sociales, que con el paso de los años se han transformado en un verdadero boom, permitiendo que millones de personas en todo el mundo se mantengan cada día más conectados al mundo virtual.

La comunicación moderna constituye una parte importante de nuestras vidas. De acuerdo con la investigación digital realizada por We Are Social y Hootsuite, el tiempo promedio que las gentes pasan navegando en las redes es de 3 horas y 12 minutos, con una edad mayoritaria promedio de 18 a 34 años.

Se estima que este año (2022), 3.8 billones de personas participarán en las redes sociales. Según un estudio realizado por Statista, firma proveedora de datos, las redes más utilizadas actualmente en el mundo son: Facebook (2.320 millones de usuarios), Youtube (1.900 millones) y WhatsApp (1.600 millones).

Las estadísticas en Estados Unidos indican que se gastan 906 millones de horas/por mes en las redes sociales, pudiendo estar interconectadas millones y millones de personas en un mismo instante. Algo jamás alcanzado por ningún otro medio de comunicación.

Cada 30 de junio se celebra en el mundo el “Día de las Redes Sociales”, que en el contexto digital, nos referimos a las plataformas que permiten la interacción entre personas y/o empresas. 

 El Día de las Redes Sociales surge a partir del año 2010, gracias a una iniciativa del portal de noticias y tecnología Mashable fundado por Peter Cashmore, con un tremendo auge mediante las plataformas de Instagram, facebook, WhatsApp, facebook, Twiter entre otras.

¿Cuál es el origen de las redes sociales? La historia de las redes sociales tiene como precursores a la Internet misma como ARPANET (Advanced Research Projects Agency Network) que vendría a ser el germen de donde se produjo la World Wide Web.

Todo comenzó en 1947 con ARPANET, era una red primitiva de computadores estadounidense, que conectaba ciertas universidades, institutos y organizaciones militares. Su propósito era defender al país de los ataques soviéticos durante la Guerra Fría, y de facilitar el flujo de la información científica confidencial.

Hay una impresionante cantidad de información disponible en la web, donde uno puede conectarse a las bibliotecas mundial Google, así como a empresas, periódicos, revistas y un sin número de sitios de interés general.

Pero así como es fácil encontrar buena información, también en internet hay fácil acceso a mala información: falsa, inadecuada, desagradable, violencia explícita, cómo fabricar bombas, traficar con armas, terrorismo, satanismo, magia negra…

Además se encuentra fácil acceso a la pornografía -alrededor de 800 millones de páginas-, mercado de alucinógenos, con la capacidad de afectar a muchos seres humanos, especialmente a los menores de edad.

También puede generar una gran dependencia -incluida la posibilidad que Internet se convierta en adicción-, y lo es cuando uno descuida muchos aspectos personales o académicos.

Hace que los estudiantes se esfuercen menos en hacer sus tareas, debido a la mala práctica del copia y pega, con el potencial riesgo de restringir el desarrollo mental y cognoscitivo del individuo.

El uso abusivo de los celulares y videos juegos crea dependencia e  induce al aislamiento. Un adicto a internet se encierra y pierde su capacidad de resolver por sí mismo, volviéndose esclavo de esta tecnología.

Es por eso que la palabra de Dios advierte: “Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.” (1Corintios 10:23).

Las redes sociales no deben reemplazar el contacto humano (2 Juan 1:12 PDT). Debemos tener autocontrol (Efesios 5:15-16 TLA). Las redes sociales te hacen perder el enfoque (Mateo 6:19-21 PDT y Colosenses 3:2 TLA) y las publicaciones deben tener un propósito (1Corintios 10:31 NBD).

No olvide que la Palabra de Dios, la Biblia, es el único libro que mantiene su vigencia a pesar de los años, cuyo mensaje sigue siendo eficaz y oportuno para el ser humano, sin importar la época o el siglo en que se viva.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: