Los hijos de la Revolución Cubana  Los hijos de la Revolución Cubana 
POR RAMON ANTONIO VERAS Introducción  1.- En todo el curso de las décadas del 70, 80 y 90, del siglo pasado, formamos parte del... Los hijos de la Revolución Cubana 

POR RAMON ANTONIO VERAS

Introducción

 1.- En todo el curso de las décadas del 70, 80 y 90, del siglo pasado, formamos parte del Consejo Mundial de la Paz, del Tribunal Antiimperialista de Nuestra América, así como de otras organizaciones nacionales e internacionales que luchaban por la paz, la independencia y soberanía de los pueblos.

2.- La situación anterior nos llevó a movernos por diferentes países del mundo, tomando como primer punto de tránsito a Cuba, lo que hizo posible compartir ampliamente con diferentes sectores, desde La Habana hasta la lejana Moa.

3.- Hace ya varios años que no visitamos a Cuba, pero nos mantenemos informados de cómo vive ese pueblo. He aquí algunos de los aportes que, ayer como hoy, sabemos reciben de la Revolución, cubanas y cubanos, desde antes de su nacimiento.

I.- La Revolución garantiza la vida a cubanas y cubanos desde antes del nacimiento

4.- El esposo y la esposa, trabajan como obreros, en una fábrica. La señora sale embarazada, va al médico, que de inmediato comienza a tratarla, y le prescribe vitaminas que son suministradas, al igual que la consulta, gratuitamente.

5.- La madre da a luz un niño, el cual, a los pocos meses comienza a ser atendido por un pediatra, sin ningún costo. El parvulito, ya en edad de ir a la escuela, es anotado en un centro escolar, sin que sus progenitores tengan que retribuir  ninguna cantidad de dinero.

6.- El jovencito, concluye sus estudios hasta el bachillerato, sin que sus padres se vieran en la obligación de costear libros, uniformes, útiles escolares, merienda ni chequeos médicos.

7.- Ese mismo hijo de la pareja de obreros, decide continuar sus estudios en la universidad, en la facultad de su vocación, medicina, permaneciendo cinco años estudiando y, al final, sus ascendientes no tuvieron que solventar cantidad alguna de dinero.

II.- Garantía del Estado para todo el pueblo

8.- Como se puede advertir por este relato, la criatura, desde que estaba en el vientre de su mamá, hasta que se hizo médico, permaneció sin pagar un centavo con la garantía de salud y educación de calidad.

9.- La sociedad cubana en la cual nació el niño, hoy médico, cuenta ahora con un ciudadano que se desarrolló física e intelectualmente, porque su país está organizado bajo un sistema que garantiza, sin distinción alguna, el desarrollo integral del ser humano.

10.- En cada país, la persona física debe contar con su vida material y espiritual asegurada, para tener la certeza de una existencia digna y feliz. El bienestar solo es posible donde el trabajo de todas y de todos, tiene como objetivo el progreso social de la comunidad entera.

11.- Allí, donde existe un gobierno organizado con el fin de administrar para todas y todos los habitantes del territorio nacional, poco importa el hogar o núcleo familiar donde nace un bebé. La existencia real de la igualdad solamente es posible cuando el Estado y el Gobierno, están al servicio de todos los miembros de la sociedad.

12.- Poner los recursos del erario, para garantizar efectivamente los derechos económicos y sociales del pueblo trabajador, hace posible la conformidad, y así no surgen los privilegios, desigualdad e injusticias.

III.- La igualdad de posibilidades y garantía de vida

13.- Resulta casi imposible que allí, donde la niña o el niño proviene de un hogar de obreros, alcance un título universitario, porque es una verdad irrefutable que no hay equidad, donde un puñado de gente acapara toda riqueza, mientras la mayoría no dispone de lo indispensable para vivir.

14.- Donde predominan los privilegios, la niña o el niño nacido en un hogar humilde, no tiene garantía de dignidad total en el ejercicio de sus derechos y libertades, para el desarrollo integral de su personalidad.

15.- La persona nacida bajo un orden social injusto carece de posibilidad para desarrollar plenamente sus capacidades físicas e intelectuales y llegar a ser feliz.

16.- Carece de sentido vivir, si no formamos parte de un país donde los que hacen vida en común se sienten alegres, porque cuentan con las garantías para una existencia con el pleno disfrute de sus derechos y libertades.

17.- En aquellos países como el nuestro, donde imperan desigualdades de oportunidades, se hace necesario un cambio verdadero, comenzando por crear las premisas materiales y espirituales, que hacen posible un nuevo orden social.

18.- En un medio donde solo un puñado de gente lo tiene todo, mientras la mayoría carece de lo indispensable para subsistir, de seguro que predomina la desventura y no la alegría.

Ideas finales

19.- El funcionamiento humanista de un sistema social, hay que medirlo por la garantía que le da a los integrantes de la sociedad, para que se desarrollen plenamente en lo físico y espiritual.

20.- La Revolución Cubana existe para la felicidad de la persona humana, la alegría del individuo, por el esfuerzo común de obreros, campesinos, soldados y todo el pueblo trabajador.

21.- Los hijos de la Revolución Cubana, son todas las mujeres y los hombres que se han formado con el trabajo de todas y de todos. De sus vástagos, las grandes mayorías han sido y son leales, aunque han aparecido los traidores e ingratos

22.- Es de desear, y ojalá sea más temprano que tarde, que llegue el día cuando la mayoría de la niñez de nuestro país tenga, como la de Cuba, asegurado el desarrollo integral, por formar parte de una sociedad que hace posible la prosperidad basada en el trabajo manual o intelectual de los miembros de la comunidad.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: