Veneración vs Adoración Veneración vs Adoración
POR RAFAEL BALDAYAC La Sagrada Escritura dice que el Dios todopoderoso le confirió una bendición especial a la mujer que eligió como la futura madre... Veneración vs Adoración

POR RAFAEL BALDAYAC

La Sagrada Escritura dice que el Dios todopoderoso le confirió una bendición especial a la mujer que eligió como la futura madre terrenal de Jesús, cuyo nacimiento sería único pues aquella joven era virgen al momento de concebirlo.

Algunas iglesias de la cristiandad le han profesado durante largo tiempo veneración especial. En el Concilio de Éfeso (antiguo puerto griego, en la actual Turquía) del año 431,  ella fue proclamada “madre de Dios”, y a mucha gente se le enseña hoy que debe rezarle.

Primeramente tiene que quedar claro que «rezar no es orar». La palabra «rezar» proviene del latín «recitare»,  que significa «repetir».

Por lo tanto, el Señor Jesucristo se refiere a este acto como palabrerías vanas y sin sentido, las cuales Dios no escucha (Mateo 6:7-8). Pues no tiene sentido dirigirse al Dios Altísimo repitiendo algo leído o memorizado.

¿Qué enseña la Biblia respecto a este asunto? ¿Deberían los cristianos rezarle y venerarla?

La Veneración se puede definir como “el respeto o reverencia dirigida hacia alguien debido a su valor o la grandeza.”

Según el Diccionario Word Reference, el sinónimo de adoración es: veneración, devoción, entusiasmo, admiración, amor, afecto, fervor, pasión, delirio, idolatría, fanatismo, exaltación, éxtasis.

No existe una clara diferencia entre la veneración y adoración. De hecho, a menudo se utilizan como sinónimos. Pero las definiciones de diccionario no son el punto.

No importa cómo se llame. La Biblia en ninguna parte instruye a los seguidores de Jesucristo ofrecer adoración, veneración, adoración, ni nada similar a nadie más que a Dios. Tampoco a rendir culto.

Todos rechazan la adoración. Pedro y los apóstoles se negaron a ser adorados (Hechos 10:25-26;14:13-14). Pedro se negó a recibir la adoración de Cornelio y Pablo y Bernabé fueron igualmente firme haciendo que la gente de Listra no los venerara.

Los santos ángeles se negaron a ser adorados (Apocalipsis 19:10; 22:9). La respuesta es siempre la misma, “¡Adora a Dios!”.

El apóstol Juan iba a comenzar a adorar a un ángel, y este le dice, “MIRA NO LO HAGAS”. Todos los que han ido al cielo antes que nosotros dirán lo mismo “¡Adora a Dios!”.

Sólo Dios es digno de adoración, alabanza y veneración (Nehemías 9:6;Apocalipsis 4:11;15: 4), no importa la forma en que se define.

La historia del paganismo registra que cuando Babilonia fue finalmente destruida, el sumo sacerdote escapó a Roma, donde estableció el centro de los cultos babilónicos, que dio a luz a la Mariolatría moderna y anticristiana.

Y  la Biblia es absolutamente clara en que solo debemos adorar a Dios.  Muchos intentan “desviar” estos claros principios diciendo que ellos no “adoran” sino que más bien sólo “veneran” a esos personajes.

El usar una palabra diferente no cambia la esencia de lo que se ha estado haciendo. Por la definición de “venerar” sigue siendo “respetar en sumo grado o dar culto.”

En ningún lugar en la Biblia se nos dice que rindamos culto a alguien, sino solo a Dios. No hay nada de malo en respetar a aquellos cristianos fieles que se han ido antes que nosotros (Hebreos  11:4-32).

No hay nada malo con honrar a la madre terrenal de Jesús. La Biblia la describe como “muy favorecida” por Dios (Lucas 1:28). Al mismo tiempo, no hay instrucción en la Biblia de reverenciar a aquellos que se han ido al cielo.

Debemos seguir su ejemplo, sí, ¡pero nunca adorarlos, reverenciarlos, o rendirles culto!

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: