Cierran el programa alivio de rentas en NY Cierran el programa alivio de rentas en NY
NUEVA YORK (Diario La Prensa).- El 1 de junio pasado, Alejandra Marín Rincón se sintió aliviada cuando se enteró que el Estado empezaría a recibir ese... Cierran el programa alivio de rentas en NY

La mexicana, quien en ese momento adeudaba ya más de 12 meses de rentas por el apartamento que compartía con su hermano en El Bronx, donde ha vivido los últimos 17 años, confiesa que la alegría le volvió al rostro. Sentía que la angustia de un posible desalojo, que la pondría de “patitas en la calle”, ya no estaría dentro de sus opciones inmediatas… pero el fantasma de la intranquilidad volvió con el paso de las semanas y los meses.

Han pasado casi 150 días desde que aplicó para el alivio de rentas ante la Oficina de Asistencia Temporal y Asistencia por Discapacidad del Estado de Nueva York (OTDA), que maneja la asignación de los fondos, y sigue en el limbo. No hay ninguna aprobación de su caso a la vista. Y es que según cifras entregadas por OTDA, de las 278,700 aplicaciones que fueron recibidas desde junio 1, más de 113,000 siguen sin ser procesadas. Y de las 165,000 solicitudes que ya tienen una respuesta, y donde se han comprometido ya la mayor parte de los fondos, casi $2,100 millones, solamente 81,209 pagos han sido entregados a propietarios, es decir que alrededor del 70% de caseros sigue sin recibir su dinero.

Palabras más, palabras menos, los fondos no van a alcanzar a cubrir ni siquiera a todos los inquilinos que aplicaron, por lo que al rosario de misterios dolorosos, se sumó que OTDA anunció este fin de semana el cierre de aplicaciones para el programa ERAP.

Cierran las aplicaciones

A las 10:00 de la noche del pasado domingo 14 de noviembre se recibió la última solicitud, luego de que la agencia revelara que “el total de solicitudes de asistencia supera los fondos federales disponibles para el programa de asistencia” y que “la financiación no está garantizada”.

“Llevo ya cinco meses casi, esperando una respuesta a mi aplicación y cada vez que llamo, me dicen que todo va por buen camino y que tengo que esperar. ¿Pero cuánto tiempo más tengo que esperar? Dijeron que iban a aprobar los casos en seis semanas o menos. Mi casero ya no deja de preguntarme por su dinero, y no sé que hacer”, asegura la frustrada Alejandra Marín, quien se queja de que conocidos suyos que presentaron sus solicitudes después de ella, ya recibieron respuesta positiva.

La mexicana cuestiona además si OTDA ha estado pagando primero a las grandes corporaciones inmobiliarias que tienen cientos de apartamentos, dejando para el final a los caseros menores.

“Además veo que a los que aplicamos desde el principio nos han retrasado más, y hay desorden en los casos. A mi me dicen que falta que mi casero mande la información, y mi casero ya me mostró hace meses que la mandó, tiene un número de caso, igual que yo, y hasta ha tenido que enviar los documentos dos veces. Nadie controla esos errores”, agrega la desesperada arrendataria, quien hace unas semanas perdió a su hermano, asesinado por una pandilla, quedando totalmente sola y aumentando su angustia.

“Necesitamos que nos ayuden, por favor”

Cruzando el puente, en el condado de Queens, la queja es la misma. Reyna Téllez, madre soltera y quien vive con sus dos niños de 8 y 5 años en un apartamento de Jackson Heights, no solo está en pánico, al saber que aplicó al fondo de ayuda de rentas ERAP en julio pasado y sigue sin recibir respuesta a su solicitud. Su problema es más grave todavía, pues no solamente su casero no ha recibido el pago de 12 meses de arriendos atrasados para el que ambos aplicaron, sino que debido a que no tiene un trabajo estable en limpieza, más allá de dos días a la semana, tampoco ha podido pagar ni siquiera un mes de renta desde que aplicó. Ya adeuda 18 meses y se declara desesperada.

“Necesitamos que nos ayuden, por favor. Yo ya debo más de 30,000 en rentas atrasadas y este fondo no responde ni nada. Últimamente ya ni contestan en las líneas telefónicas y escucho que dicen que el programa está yendo más rápido, pero para personas pobres como yo esa no es la realidad. Siguen a paso de tortuga”, comenta la madre mexicana, quien se cortó la mano con una ventana averiada en su apartamento la semana pasada, pues el casero se niega a reparar los daños que tiene el inmueble.

“Si no le pago no me arregla y miren lo que ya me pasó. Además mis niños ya están cayendo en depresión. El más grandecito me pregunta si vamos a terminar en la calle y me espanta saber que puede ser así”, dice angustiada.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: