Los Templos del Saber Los Templos del Saber
POR RAFAEL BALDAYAC Cada 11 de noviembre se conmemora el Día de las Librerías, una fecha que busca volver a impulsar el hábito de la... Los Templos del Saber

POR RAFAEL BALDAYAC

Cada 11 de noviembre se conmemora el Día de las Librerías, una fecha que busca volver a impulsar el hábito de la lectura y ver estos establecimientos como centros en el cual promover y enriquecer la cultura.

El término «librería» con frecuencia se emplea para referirse a una biblioteca, por la similitud con el original inglés library («biblioteca», mientras que «librería» en inglés se escribe bookstore o bookshop).

Ambos términos, «biblioteca» y «librería» son correctos según la definición de la RAE​ para ciertas acepciones, aunque los puristas consideran como correcto el término «librería» para designar el lugar en el que se venden libros.

Las primeras librerías son tan antiguas como las bibliotecas, es decir, son contemporáneas de la célebre Biblioteca de Alejandría.

Fueron comerciantes que empezaron a vender y divulgar rollos de papiro o pergamino: siglos más tarde y con la llegada de la imprenta sería para divulgar ese mágico objeto que conocemos como libro.

De hecho, la historia de las librerías está relacionada con la de los que producían los libros, los editores. Son un lugar plural, donde todas las sensibilidades y las ideas deben tener lugar, ¡y por eso también son una escuela de valores por sí mismas!

En la era digital los libros son uno de los sectores que más ha tenido que reinventarse, gracias al nacimiento de sitios web como Amazon y el apogeo del libro digital.

La Unesco, para fines estadísticos, ha definido oficialmente las características del libro: “Se entiende por libro una publicación impresa no periódica que consta como mínimo de 49 páginas, sin contar las de cubierta, editada en el país y puesta a disposición del público”.

Sin embargo, los historiadores generalmente consideran cualquier medio de preservación de información (la memoria humana) y/o vestigio escrito como la materia primordial de lo que hoy se reconoce como libro, por lo tanto dentro de sus estudios abarcan la historia del mundo escrito.

La librería, más que una tienda, es toda una experiencia. Hoy dia se han renovado para transformarse más en un lugar de esparcimiento que simplemente una tienda de libros.

De acuerdo, son un negocio, pero por encima de todas las librerías son un espacio de libertad, una puerta de acceso al conocimiento y una ventana al mundo que le da color y lo hace mucho más interesante.

Un lugar donde la literatura se hace material y visible: a diferencia de la biblioteca es un espacio dedicado a la belleza. La biblioteca clasifica, ordena y conserva, mientras que la librería seduce, muestra y acerca el libro a todos.

Más que un establecimiento comercial, cuyo principal producto son los libros son templos del saber, donde rodeado de mentes que dejaron sus pensamientos plasmados en papel, nos sentimos menos solos.

Más de dos siglos y medio de historia. Ese es el tiempo que lleva en funcionamiento la librería Bertrand de Lisboa, que presume de ser la más vieja del mundo, según el libro Guinness de los Récords.

Todos reconocemos la importancia que tiene el medio digital y sobre todo las redes sociales, para mantener con vida el negocio editorial, pero ….

Svend Dhal, famoso bibliotecario y escritor danés, autor de la historia del libro dice: “La perdurabilidad del libro como instrumento de conservación del conocimiento está asegurada por su capacidad de adaptación ya demostrada a lo largo de tres mil años”.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: