Legislatura acepta compra víveres por Internet Legislatura acepta compra víveres por Internet
NUEVA YORK.- Julio Mendoza tiene 72 años y confiesa que desde que empezó la pandemia del COVID-19, le da terror salir a la calle.... Legislatura acepta compra víveres por Internet

NUEVA YORK.- Julio Mendoza tiene 72 años y confiesa que desde que empezó la pandemia del COVID-19, le da terror salir a la calle. Y aunque como medida de protección no ha querido ver ni a sus tres hermanos, que viven en El Bronx y ha tenido sus citas médicas de manera virtual, admite que no le ha podido hacer el quite a una diligencia que debe hacer varias veces al mes: ir al supermercado a cambiar sus cupones de alimentos SNAP por comida que el mismo prepara en su casa de Long Island City.

“Yo le tengo mucho miedo al Covid, porque ya he sabido de varios viejitos que se han muerto y trato de cuidarme de manera extrema, pero me toca ir a buscar comida y cada vez que eso pasa me entra mucho nerviosismo”, confiesa el peruano.

Y tratando de dar una opción adicional para que usuarios de cupones SNAP, la Asamblea, seguida por el Senado, dio luz verde a un proyecto que forma parte de varias medidas aprobadas para contrarrestar el auge del COVID-19, y que permitirá que los más de 2 millones de personas en Nueva York, entre ellos muchos ancianos que dependen de cupones de alimentos, puedan ahora hacer sus compras con sus vales SNAP, a través del internet.

Para ello, y antes de su implementación, el Estado deberá garantizar que el programa esté en línea con las leyes y reglamentos federales y con el programa de extensión de asistencia nutricional complementaria.

“Se deberá buscar rápidamente la aprobación federal necesaria para celebrar un acuerdo con todos los minoristas de comestibles preparados para ofrecer compras en línea de SNAP o programas disponibles posteriormente para que se maximice la disponibilidad de opciones de compra de alimentos frescos en línea en todo el estado”, advierte la ley, que no entrará en efecto hasta el próximo año, por lo que por ahora no hay detalles más específicos. “Dentro de 180 días después de la fecha efectiva la oficina desarrollará un plan para maximizar el programa SNAP en línea y sus opciones de compra en el estado”.

El asambleísta Andrew Hevesi, promotor de la propuesta, calificó la aprobación de la nueva normativa, como una herramienta más para ayudar a las personas más vulnerables que han sido víctima de la pandemia.

“En un momento en que millones de neoyorquinos han solicitado el seguro de desempleo y tantas familias ya están luchando, es fundamental que eliminemos las barreras para recibir y utilizar los beneficios necesarios”, dijo el legislador. “Este proyecto de ley ayudará a nuestras poblaciones más vulnerables a superar esta pandemia y tener la capacidad de poner comida en la mesa para sus familias”.

En la ley aprobada, que solo está pendiente de ser enviada a la oficina del Gobernador, Andrew Cuomo para que estampe su firma y empiece a regir la norma, se advierte la creación inicial de un programa para que los beneficiarios de los cupones SNAP soliciten comestibles en línea, como una alternativa segura para que más personas se queden dentro de sus casas.

La Oficina de Servicios Sociales del Estado, oficina encargada de maneja el programa SNAP, tendrá que buscar autorizaciones federales para poder implementar el plan. Asimismo, se iniciará un proceso para encontrar a las compañías que ofrezcan los servicios de entrega de los alimentos en los hogares de quienes lo soliciten.

“Durante meses, hemos estado alentando a los neoyorquinos a quedarse en casa. Al permitir que los beneficios de SNAP se utilicen para comprar comestibles en línea, proporcionaremos a miles de neoyorquinos, incluyendo a muchos adultos mayores que están en mayor riesgo, una alternativa segura para ayudarlos a tener comida en la mesa”, dijo el presidente de la Asamblea, Carl Heastie. “La Mayoría Demócrata en la Asamblea continuará trabajando para encontrar soluciones que ayuden a todos los neoyorquinos a superar la pandemia”.

Pero al enterarse de la nueva medida, don Julio aseguró que a él la nueva ley no le hace diferencia, especialmente porque no tiene mucho acceso a aparatos tecnológicos y porque no tiene dinero para pagar los costos de envío de su comida.

“Esa ley tal vez le sirva a los jóvenes que tienen cupones, porque ellos saben hacer todo el el teléfono y el computador muy rápido, pero a uno de viejo no le sirve“, comentó el padre de tres hijos, con quienes dice no hablar muy seguido. “Uno a esta edad quiere que le hagan las cosas fáciles, no más difíciles. Yo lo que quisiera es que me traigan mis alimentos a la casa y que no tenga que pagar nada extra por eso”.

María Hiraldo, quien trabaja con adultos mayores hace varios años en el Centro Confort de Corona, Queens, compartió el mismo sentir y sugirió que se trabaje en buscar otras estrategias como solicitudes telefónicas de los mercados.

“No lo veo muy viable para nuestra gente, porque no todos tienen conocimiento sobre cómo manejar internet y van a tener que depender de terceras personas. Creo que sería mejor buscar alternativas como que se haga de manera telefónica o que puedan autorizar a sus hijos para que les hagan siempre las compras”, dijo la trabajadora.

La asambleísta Catalina Cruz defendió la norma aprobada y aseguró que da una nueva opción y una nueva manera de usar los cupones SNAP que a muchos les facilitará comprar.

“Lo que pretende la ley es poderle dar opciones a las personas y el que se esté dando la opción de comprar en internet no quita la opción de ir al supermercado a los que quieran hacerlo”, dijo la política de Queens. “Lo que hace la ley es tratar de poner otra manera nueva, se está adaptando a las necesidades cambiantes de nuestra comunidad y espero que también ayude con esa apertura a pequeños negocios que se sumen al plan”.

Santiago García, quien siempre compra sus alimentos en el supermercado de la avenida 36 de Queens, dijo que la iniciativa es buena para quienes cuentan con apoyo federal, pero pidió ayuda para quienes como él, no pueden aplicar para los cupones SNAP.

“Eso está bien para los que tienen papeles, porque si no saben de tecnología, al menos un amigo o un nieto les puede hacer la compra, pero lo que debería hacer el gobernador es también pensar en nosotros, que no tenemos derecho a nada y estamos cada vez más jodidos, sin ayudas concretas para comer y poder vivir”, dijo el mexicano, de 66 años.

Al cierre de esta edición la Oficina de Servicios Sociales de la Administración De Blasio, que maneja el programa SNAP en la ciudad, que ayuda a más de 1 millón y medio de personas, no respondió sobre el efecto que pudiera tener la puesta en marcha de la nueva normativa en la protección de la población vulnerable de la Gran Manzana.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: