Definen un geriátrico como “casa del terror” Definen un geriátrico como “casa del terror”
Miguel Cruz Tejada NUEVA YORK.- Activistas dominicanos que encabezaron una protesta ayer lunes frente al Centro Geriátrico “La Isabella”, de la avenida Audubon en... Definen un geriátrico como “casa del terror”

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK.- Activistas dominicanos que encabezaron una protesta ayer lunes frente al Centro Geriátrico “La Isabella”, de la avenida Audubon en el Alto Manhattan, declararon el asilo como “Casa de Terror” por las muertes de docenas de ancianos mayoritariamente dominicanos y viejos de otros países, cuya cantidad de fallecidos manipulados por la administración, además de no informar a los familiares de los difuntos.

La protesta, se inició poco después de la 1:00 de la tarde y fue dirigida por los activistas Sergio Consuegra, Guillermo Pérez (Alí), Tirso Santiago Piña, Miguel Estrella y Lourdes Fernández, entre otros, quienes pidieron que agilice una investigación de la fiscal estatal y el cierre de la instalación para el mar desinfectada, después de que los internos sean trasladados a otros lugares.

Pérez, dijo que no es la primera vez que el centro cae bajo cuestionamiento de los parientes de los parientes de los internos y la comunidad en general, ya que por décadas, viene acumulado un largo patrón de abusos que implican negligencia en el cuidado, maltratos a los ancianos, cobros excesivos, retención de los internos que los familiares deben llevar a sus casas o otros hogares y modificaciones de estadísticas e informaciones sobre las operaciones.

“Hemos iniciado esta lucha en el contexto de la comunidad y con los oficiales electos, que han estado enfrentándose a diferentes dificultades que hay en la comunidad debido a la pandemia, pero solos, no podemos, y estamos exigiendo como comunidad que se haga un movimiento amplio para poder resolver problemas ”, manejó.

Pérez, dijo que los funcionarios están en funciones que les corresponden a los clubes que ellos dirigen, como repartir comidas, porque deben estar bregando con problemas mayores, como exigirles al gobernador y al alcalde.

“Por esa razón, nosotros como líderes comunitarios estamos exigiendo que este centro sea cerrado en el proceso de la investigación y que sea examinado y desinfectado de arriba hasta abajo y purificado, limpio y que los envejecidos puedan regresar cuando sea factible y que la administración sea cambiada completamente ”, explicaron Pérez.

Señaló que el centro, tiene una historia oscura que es más que un crimen y un terrorismo en contra de los ancianos de la comunidad.

Consuegra, dijo que lo que ha pasado en el centro es una tragedia y hay que investigar qué y cómo pasó, si hicieron lo correcto, atendiendo a los envejecientes, si se comunicaron con los familiares de los muertos y los que quedan vivos y porqué estaban escondiendo a los fallecidos.

“Dijeron que solamente murieron 13 0 14 y se cree que los fallecidos están entre los cientos. O sea, que esta administración no ha sido transparente ante la comunidad a la que no le está dando los informes, aquí hay familiares que no han recibido ningún contacto y siguen tratando de sacar a sus parientes de este lugar”, agregó Consuegra.

“Ellos saben que el centro no está sano, por lo que tienen que entregarles los envejecientes a sus familiares o llevarlos a otros lugares adecuados, también tienen que decir si contaban con los suministros como respiradores, medidores de temperaturas para la fiebre, medicamentos para curar los síntomas y si estaban preparados para situaciones como esta”, dijo Consuegra.

“Los pacientes no son animales, son humanos, personas y la cantidad de muertos indica que hubo negligencia y hay que cancelar la administración y el edificio no está en condiciones sanitarias para que haya nadie, no podemos parar esta lucha, estaremos todas las semanas aquí, hasta que el centro sea cerrado”, dijo.

“Y si los videos desaparecieron tendrán que haber consecuencias judiciales, y seguiremos exigiendo que se den las informaciones transparentes y correctas, porque seguiremos aquí, hasta que la situación  se clarifique”, advirtió Consuegra. Estrella, quien es el ex presidente del Instituto Duartiano, dijo que no es la primera vez que el centro es objeto de críticas y cuestionamientos.

El activista, que estuvo contagiado por el COVID-19 junto a su esposa e hijos, dijo que solo quien ha sido afectado, sabe la crudeza del dolor que se siente y el miedo a la muerte.

Piña, hizo un llamado a la comunidad para que todos se unan a la lucha, añadiendo que no se puede permitir que el centro siga burlándose de los pacientes y sus familiares que son parte de la comunidad, la mayoría dominicanos, por lo que la entidad debe ser enfrentada y desenmascarada en todos los escenarios, pidiendo que se establezcan responsabilidades y sanciones.

Fernández, sostuvo que como mujer activista de la comunidad y madre de familia, se siente destrozada por lo que está ocurriendo en el centro, sumándose al pedido de que sea cerrado de inmediato.

En medio de la protesta, se apareció un hombre que sacando una placa de guardia de seguridad, se identificó como “policía”, provocando y cuestionando el derecho a protestar.

Se generó un intercambio verbal luego del cual y con la advertencia de que el sujeto era un impostor, el provocador se marchó del área. Los activistas dijeron creer que el provocador fue enviado por los funcionarios del centro para crear problemas en la protesta.

 

 

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: