Temor y pesadumbre en PP por acción del “peregrino” Temor y pesadumbre en PP por acción del “peregrino”
PUERTO PLATA.- Ante lo que pueda significar de forma negativa, tanto nacional e internacionalmente, el acto masivo que encabezó ayer aquí el “peregrino” Migdomio... Temor y pesadumbre en PP por acción del “peregrino”

PUERTO PLATA.- Ante lo que pueda significar de forma negativa, tanto nacional e internacionalmente, el acto masivo que encabezó ayer aquí el “peregrino” Migdomio Adames, la colectividad puertoplateña amaneció este lunes apesadumbrada y temerosa de que ese evento provoque una masificación en gran escala del contagio del coronavirus.

El tema en cuestión era desde temprano el denominador común en las conversaciones de residentes en esta ciudad, fundamentalmente cuando la gente coincidía en lugares públicos, como establecimientos comerciales y bancarias.

Muchos critican el hecho de que ninguna autoridad provincial o municipal siquiera trató de evitar que marchara por las principales vías de Puerto Plata el “peregrino” con una cruz a cuestas, la que finalmente dejó a orillas del océano Atlántico, por las proximidades de Long Beach y acompañado de cientos de personas.

En lo que respecta a la provincia de Puerto Plata, Adames fue recibido por una muchedumbre humana el viernes en la tarde en la carretera a la entrada del municipio de Altamira, a quienes arengó brevemente resaltando que es un “enviado” de Dios para acabar con la pandemia en el país y el mundo.

Tras pernoctar en ese poblado, el “peregrino” continuó temprano en la mañana del sábado hacia el municipio de Imbert, a cuya entrada se produjo un recibimiento humano numeroso, acompañándolo en un recorrido por el centro del pueblo.

De allí salió en las primeras horas de ayer hacia el distrito municipal de Maimón, donde se le sumó una gran cantidad de gente en ruta hacia la ciudad de Puerto Plata, donde otra multitud se le agregó.

En ruta hacia la playa, el “peregrino” decidió ingresar a la Catedral de Puerto Plata, justo a las 11:00 de la mañana, cuando el párroco Pedro Pablo se disponía a oficial la tradicional misa dominical, con la asistencia de 25 personas.

La multitud logró violentar una de las puertas del local religioso y penetró al sagrado lugar y como 10 minutos después y ante una conversación que tuvo el sacerdote con el “líder” del grupo, se logró que abandonaran el lugar y siguieran hasta Long Beach.

Se supo que la caminata del “peregrino”, que inició una semana antes desde su ciudad nativa de Villa Altagracia, fue protegida por unidades de la Policía Nacional y el 911, desde el cruce de Navarrete hasta su destino final de la popular playa puertoplateña.

 

 

 

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: