Casi matan enfermera hispana que iba trabajar Casi matan enfermera hispana que iba trabajar
NUEVA YORK.- Martha Toscano, una enfermera de la ciudad de Nueva York que volvió a trabajar para recuperar el coronavirus, fue atacada por el... Casi matan enfermera hispana que iba trabajar

NUEVA YORK.- Martha Toscano, una enfermera de la ciudad de Nueva York que volvió a trabajar para recuperar el coronavirus, fue atacada por el camino para ayudar a otros pacientes, por un grupo de adolescentes que golpearon y huyeron con su bolso.

Toscano acababa de salir de una estación del Metro camino al trabajo en el Hospital Bellevue de Manhattan, alrededor de las 10:30 pm del miércoles, cuando unos 15 matones se acercaron y la arrojaron al suelo.

“Pensé que me iban a matar”, dijo Toscano, de 60 años, en una declaración telefónica al  New York Post  desde su apartamento en Queens. “Me pegaron en la cabeza, en la cara, corrí y me caí al suelo y seguí pegando”.

La paliza fue interrumpida por tres hombres que condujeron por la calle y gritaron, recordó Toscano. “Gracias a Dios vinieron estos ángeles, porque nadie estaba en la calle, nadie”.

Los buenos samaritanos levantaron a la enfermera e intentaron perseguir a los asaltantes para recuperar su bolso, sin éxito.

Al día siguiente, la policía arresto a tres presuntos agresores, incluidas dos chicas de 14 y 15 años, y otro adolescente masculino, llamado Deshaun Harrison (19), quien tiene una larga lista de antecedentes penales. Fue acusado de robo en segundo grado.

Los tres sospechosos son residentes de un hogar grupal cercano administrado por la Administración de Servicios para Niños (ACS) de la ciudad, dijeron las fuentes.

Toscano sufrió rasguños y golpes en todo el cuerpo, pero pudo escapar del ataque sin lesiones graves.

“Tengo dolor en todo mi cuerpo”, dijo. “Mi espalda, mi cuello, golpes en mi cabeza, incluso en mis codos”.

Después de que la revisaron en su hospital, regresó a su casa alrededor de las 4 am y tuvo que llamar a su arrendador para ingresar a su apartamento, ya que sus llaves, así como su identificación y tarjetas de crédito estaban en el bolso robado.

La valiente profesional de la salud no tiene autorización durante dos semanas después de ser contagiada por COVID-19 y acaba de obtener la autorización para volver a trabajar. “Mi primer día de regreso fue el domingo … y luego esto”, dijo Toscano, llorando.

Previamente sus tres hijos adultos le habían rogado que dejara trabajar, temiendo que contrajera la enfermedad mortal.

Ahora se está recuperando en casa y no sabe cuándo volverá a trabajar por lo aterrorizado que quedaron. “Tengo tanto miedo”, posiblemente.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: