El Senado de Estados Unidos absuelve a Trump El Senado de Estados Unidos absuelve a Trump
Donald Trump afronta la recta final de su mandato envalentonado y con la mira en la reelección tras haber superado el proceso institucional más grave de... El Senado de Estados Unidos absuelve a Trump

Donald Trump afronta la recta final de su mandato envalentonado y con la mira en la reelección tras haber superado el proceso institucional más grave de la política estadounidense, el impeachment. El Senado ha votado este miércoles un veredicto absolutorio de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso a raíz de un escándalo de presiones a Ucrania en busca de su beneficio electoral. Nunca ha habido incertidumbre, la mayoría republicana de la Cámara alta arropó a su líder desde el primer momento. El desenlace marcará la pauta a las presidencias venideras.

La historia, vista de cerca, puede resultar tediosa, hasta vulgar. En las dos semanas que ha durado el tercer juicio a un presidente desde la fundación de Estados Unidos se ha visto a senadores haciendo crucigramas y aviones de papel, adormilándose y metiendo caramelos de contrabando en la sala. Las sesiones maratonianas —algunas han llegado superar las 12 horas— han mostrado lo prosaicos pueden llegar a resultar los momentos supuestamente cruciales de un país, sobre todo cuando el resultado se descuenta.

Esta tarde, sin embargo, dominaron las caras graves momentos antes de la votación. Uno a uno, los senadores fueron respondiendo en voz alta -algunos de pie- “culpable o “no culpable” a los llamados artículos del impeachment, abuso de poder y de obstrucción al Congreso. Pasadas las cuatro y media de la tarde, Donald Trump ha quedado absuelto del cargo de abuso de poder por 52 votos, frente a los 48, y del de obstrucción, con 53 a 47, en una división claramente partidista.

La condena y consiguiente destitución del presidente, que nunca antes ha ocurrido, requería el apoyo de dos tercios del Senado, 67 de los 100 senadores, y los 53 escaños de los republicanos se habían mantenido como una fortaleza. Solo Mitt Romney, el senador de Utah que fue candidato presidencial en 2012, muy crítico de Trump, anunció este miércoles que votaría para condenarle. “El presidente es culpable de un terrible abuso de la confianza pública”, dijo Romney, en un breve discurso que tuvo que interrumpir en ocasiones, aparentemente emocionado. Se convirtió así en el primer senado de la historia en votar por la destitución de un presidente de su propio partido.

El caso empezó con la denuncia de un informante procedente de los servicios de inteligencia, en un escrito del 12 de agosto y se encendió de forma rápida. El 24 de septiembre, la Cámara de Representantes anunció la apertura de la investigación previa.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: