Día mundial de la no violencia y  la paz Día mundial de la no violencia y  la paz
POR RAFAEL BALDAYAC La violencia se define como “la fuerza física ejercida con el propósito de violar, dañar o abusar”, y por desgracia, la... Día mundial de la no violencia y  la paz

POR RAFAEL BALDAYAC

La violencia se define como “la fuerza física ejercida con el propósito de violar, dañar o abusar”, y por desgracia, la violencia es una parte de la vida cotidiana. Está en todos los medios de comunicación y vivimos en un mundo donde el poder a menudo se establece mediante la violencia.

Hoy 30 de enero se celebra en todo el mundo el “Día de la no Violencia y la Paz”, en conmemoración de otro aniversario del asesinato del adalid hindú Mahatma Gandhi, quien encabezó el movimiento que liberó a su país del imperio británico.

Todos sabemos que necesitamos vivir en paz para desarrollarnos libre y plenamente. El deseo de paz es algo que nos une por encima de las diferencias. Los contextos violentos dificultan el cumplimiento de los derechos humanos y atentan contra la dignidad de las personas. Conscientes de que cuando nos implicamos en el diálogo, el respeto y la solidaridad, crecemos y mejoramos.

El gran objetivo de este día tan señalado es priorizar y darle más importancia como valor central de la sociedad al ser humano, los grandes valores siempre tienen que estar presentes: tolerancia, igualdad, diversidad y equidad.

Mohandas Karamchand Gandhi que nació en la India el 2 de octubre de 1869, está considerado el máximo representante del pacifismo mundial. Mahatma Gandhi lideró el movimiento independentista indio frente al poder de los británicos. Pero su oposición no era violenta ni su mensaje animaba a los enfrentamientos armados.

Además de pacifista, político, pensador y abogado hinduista indio,Gandhi recibió de Rabindranath Tagore el nombre honorífico de Mahatma (Maha=Grande y Atma =Alma en sánscrito). Gandhi, que rechazó siempre el sobrenombre de “Mahatma” (“alma grande”)  con que lo conocían,  estudió derecho en   Inglaterra y se trasladó a ejercer su profesión de abogado en Sudáfrica, donde se encontró con el apartheid que sufrían en ese país tanto los negros como la numerosa colonia de indios que allí vivía.

Gandhi murió asesinado el 30 de enero de 1948, a manos de un fanático. Cuarenta y nueve años después de su muerte, el 30 de enero de 1997, sus cenizas fueron arrojadas al Ganges, río donde desde tiempo inmemorial los hindúes cumplen ritos de purificación.

El discurso de la no violencia de Gandhi animaba a una resistencia pacífica. “La no violencia es la mayor fuerza a disposición de la humanidad. Es más poderosa que el arma de destrucción más poderosa concebida por el ingenio del hombre”, afirmaba. Así, las huelgas de hambre, las movilizaciones pacíficas, las marchas y discursos se convirtieron en sus armas para el cambio social.

Tras muchos años de lucha del pueblo indio, inspirado por Gandhi, Gran Bretaña concedió la independencia a la India en 1947.

Gandhi murió asesinado en 1948, víctima del enfrentamiento entre hindúes y musulmanes en su propio país, que él siempre intentó evitar. La muerte de Gandhi fue considerada una catástrofe internacional, incluso las Naciones Unidas decretaron un periodo de luto.

Su figura como defensor de la lucha pacífica contra las injusticias ha seguido creciendo hasta convertirse en el símbolo del pacifismo mundial. Por ello, un objetivo de este día es priorizar al ser humano como valor central de la sociedad. En este día debemos provocar la igualdad, la equidad, reconocer la diversidad y unirnos a través de la tolerancia.

Ahora, para los cristianos, esta forma del mundo siempre es superada por la verdad de la Biblia. En primer lugar, la violencia en la mente es tan hiriente como la violencia de las manos. (Levítico 19:17, Mateo 5:21-22).

¿Qué de la violencia en la guerra? Éxodo 20:13 había sido traducido incorrectamente como “no matarás”, pero literalmente significa “no asesinarás”. Dios ha permitido guerras justas a lo largo de la historia de su pueblo. De Abraham a Débora y de ella a David, el pueblo de Dios ha luchado como instrumentos de juicio de un Dios justo y santo.

“El Señor prueba al justo y al impío, y su alma aborrece al que ama la violencia” (Salmos 11:5).

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: