Se estrecha cerco económico contra Maduro Se estrecha cerco económico contra Maduro
WASHINGTON.- La Administración de Donald Trump ha impuesto este lunes sanciones a la compañía petrolera estatal venezolana PDVSA aumentando la presión sobre el presidente Nicolás Maduro, rechazado... Se estrecha cerco económico contra Maduro

WASHINGTON.- La Administración de Donald Trump ha impuesto este lunes sanciones a la compañía petrolera estatal venezolana PDVSA aumentando la presión sobre el presidente Nicolás Maduro, rechazado por la oposición, que apoya al autoproclamado presidente Juan Guaidó.

Las sanciones incluyen la congelación de todos los fondos de PDVSA en Estados Unidos, lo que supone un fuerte golpe para el régimen de Caracas, ya que afectan a 7.000 millones de dólares en activos de PDVSA (siglas en español), aseguró Bolton, quien pronosticó que las medidas provocarán otros 11.000 millones de dólares en pérdidas para la petrolera a lo largo del próximo año.

Hasta ahora, las Administraciones de Barack Obama y Donald Trump solo habían penalizado al Gobierno y el entorno de Nicolás Maduro, imponiendo sanciones contra altos cargos políticos y judiciales, que tienen bloqueados sus bienes en EE UU.

Pero nunca habían tocado el lucrativo negocio del petróleo a pesar de la retórica y amenaza de hacerlo. Las sanciones petroleras pueden plantear otra prueba para el apoyo que la cúpula de las Fuerzas Armadas ha expresado a Maduro, ya que los militares controlan la producción de petróleo en el país.

En rueda de prensa desde la Casa Blanca, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, ha querido puntualizar, sin embargo, que la filial de PDVSA en Estados Unidos, Citgo, podrá continuar sus operaciones, siempre que sus ganancias se depositen en una cuenta bloqueada en Estados Unidos.

“Seguiremos utilizando todas las herramientas diplomáticas y económicas a nuestra disposición para apoyar a Juan Guaidó“, ha afirmado el secretario del Tesoro. Mnuchin ha comparecido acompañado de la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, y el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, quien ha emplazado al Ejército venezolano a “aceptar una transferencia pacífica del poder” y pasar el bastón de mando a Guaidó.

Mnuchin ha dicho que Estados Unidos ha emitido licencias temporales para garantizar que las refinerías de Estados Unidos, el Caribe y Europa que dependen del crudo venezolano puedan seguir comprando petróleo de PDVSA, pero ha informado de que muchas habían tomado ya medidas para buscar otras fuentes.

“Las sanciones a PDVSA ayudarán a evitar futuros desvíos de activos de Venezuela por Maduro y mantener esos activos para el pueblo venezolano”.

En palabras del secretario del Tesoro, la única manera de suspender las sanciones contra PDVSA es “a través de la rápida transferencia del control al presidente interino o un gobierno posterior, elegido democráticamente”.

Mnuchin ha insistido en que “con efecto inmediato, en cualquier compra de petróleo venezolano, el dinero tendrá que ir a cuentas bloqueadas”. “Lo que está haciendo Estados Unidos es cargar la responsabilidad en los causantes del trágico declive de Venezuela”, ha finalizado.

Estados Unidos es el primer destino de las exportaciones petroleras de Venezuela, que es el tercer suministrador para EE UU. Caracas vendió en 2018 de media al día 409.000 barriles de crudo a Washington, según datos de la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA, por su sigla en inglés).

El petróleo que Venezuela vende en Estados Unidos lo hace a través de la compañía Citgo, que PDVSA controla desde los años ochenta. Un cierre del mercado norteamericano  puede volver al gobierno de Maduro más dependiente del apoyo de Rusia y China, aunque no es sencillo redireccionar cerca de 500.000 barriles de crudo hacia otro país.

“Hemos expuesto la corrupción de Maduro y sus compinches y la acción de hoy garantiza que no puedan seguir saqueando los bienes del pueblo venezolano”, ha afirmado Bolton. El objetivo, han insistido, es evitar que Maduro se lleve los activos de PDVSA.

Hasta ahora Washington había dejado a un lado el sector petrolero venezolano en lo que a sanciones se refiere, principalmente debido a los efectos potencialmente catastróficos para los venezolanos y los perjuicios para empresas y consumidores estadounidenses.

Según datos de 2016, Venezuela —que posee las mayores reservas del hidrocarburo del mundo— exportó a EE UU el 30% de su producción y apenas supone un 3% de la demanda estadounidense.

El envío de barriles ha caído este año a su nivel más bajo desde 1991 por las dificultades de producción venezolana, pero el país mantiene una cómoda ventaja frente a México y Colombia, que son el cuarto y quinto suministrador, respectivamente, de crudo a EE UU.

 

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: