Bodegueros piden se les permitan armas Bodegueros piden se les permitan armas
Miguel Cruz Tejada NUEVA YORK.- Numerosos bodegueros hispanos, en su mayoría dominicanos radicados en El Bronx, pidieron a las autoridades que les autoricen portar... Bodegueros piden se les permitan armas

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK.- Numerosos bodegueros hispanos, en su mayoría dominicanos radicados en El Bronx, pidieron a las autoridades que les autoricen portar armas de fuego, además de dotarlos de pistolas eléctricas Taser, alarmas conectadas directamente con los cuarteles de la policía y otros medios, para poder enfrentar con menos riesgo, nuevos eventuales ataques de pandilleros fuera y dentro de sus establecimientos.

Los comerciantes dijeron que con los botones de pánico, habrá tiempos de respuesta más rápidos después de que uno de ellos, Edward Lara, luchó para defenderse de una multitud de adolescentes violentos con un tubo metálico en El Bronx el mes pasado, y salvar un adolescente de 15 años, que era perseguido dentro del negocio.

“Tuve que aguantarlos con el tubo y usar mis manos cuando me apresuraron”, dijo el domingo  el dueño de una bodega situada en Highbridge, que fue invadida por pandilleros que cazaban a otro adolescente.

“Pensé que me iban a matar”, dijo Lara. Las imágenes de la cámara de seguridad del incidente recuerdan el asesinato por parte de de Lesandro Guzmán Feliz (Junior), quien ayer cumpliría sus 16 años de edad, a manos de una docena de pandilleros trinitarios en otra bodega de El Bronx el 20 de junio.

El adolescente objetivo en la bodega de Lara tuvo más suerte, porque logró escapar de la muerte cuando el propietario y sus empleados intervinieron bajo su propio riesgo para salvarlo.

“Lo tenían abajo y lo pateaban. Más y más muchachos entraron”, dijo Lara sobre el joven y sus atacantes. “Tengo cuatro trabajadores, y me ayudaron. Los sacamos y los tiramos hacia afuera”, añadió el bodeguero dominicano.

“Cerré la puerta, pero comenzaron a golpear el vidrio. Salí y los empujé hacia atrás. Uno me mostró una pistola y unos pocos tenían cuchillos. Tenía miedo”, agregó Lara.

Lara y el grupo “United Bodegas of America”, que dice que tiene aproximadamente 100 miembros, ahora están pidiendo a los policías que instalen botones de pánico dentro de las tiendas de las bodegas de la ciudad, entrenen a los trabajadores sobre cómo usar pistolas paralizantes y permitan que empleados calificados obtengan permisos de armas de fuego para usarlas en las instalaciones.

“Las personas de la comunidad acuden a nosotros en busca de ayuda”, dijo el presidente del grupo, Rhadamés Rodríguez, de 55 años, durante una reunión el domingo frente a la bodega de Lara. “Entran en nuestras bodegas pidiendo ayuda”.

“También estamos poniendo en peligro nuestras vidas. Necesitamos las herramientas para defenderlos a ellos y a nosotros mismos”, dijo el bodeguero.

Lara dice que intentó en 1992 obtener un permiso para una pistola, pero le dijeron que solo podía usar la pistola dos horas al día, cuando fuera desde y hacia el banco.

“Faciliten que las personas que califican obtengan un arma”, pidió Lara a la policía de Nueva York. Al cierre de esta nota, la policía no había respondido a las peticiones de los bodegueros.

 

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: