Dicen servicio autobús es una calamidad Dicen servicio autobús es una calamidad
NUEVA YORK.- Si transportarse en el metro ya es una calamidad, hacerlo en el sistema de autobuses, resulta igual o peor. De acuerdo a un... Dicen servicio autobús es una calamidad

NUEVA YORK.- Si transportarse en el metro ya es una calamidad, hacerlo en el sistema de autobuses, resulta igual o peor. De acuerdo a un informe revelado este lunes por el contralor de la ciudad de Nueva York Scott  Stringer, los autobuses urbanos de la MTA son los más lentos en el país si se los compara entre sus similares de las grandes ciudades. Las rutas a menudo son lentas, poco confiables, sinuosas, confusas, congestionadas y mal interconectadas, lo que afecta de manera desproporcionada a los neoyorquinos inmigrantes y de bajos ingresos, quienes representan la mayor proporción entre sus pasajeros.

“Durante cuarenta años, el metro se deterioró, lo que ha generado que los neoyorquinos sientan frustración a diario. Hoy estamos haciendo sonar la alarma sobre la crisis en los autobuses. La disminución del número de pasajeros y una infraestructura en franco declive están teniendo un efecto en los cinco condados. Si mañana vamos a tener una economía próspera, debemos reconstruir nuestro sistema de autobuses hoy”, dijo Stringer durante la presentación del estudio.

Williamsburg, Greenpoint y Red Hook, en el condado de Brooklyn, Morris Park y Norwood, de El Bronx y Glen Oaks de Queens, están entre los vecindarios más marginados por el sistema de autobuses, determinó el informe que además halló, que innovaciones como el servicio de autobús selecto, nuevas rutas y la señalización de tránsito, se han implementado de forma lenta, disminuyendo severamente su impacto.

El contralor destacó que si bien es necesario concentrarse en rehabilitar el metro, se debe buscar que el sistema de autobuses “sea la envidia del mundo”.

“Esto no puede ser un problema que se esconda bajo la alfombra: este es un imperativo económico y social que es fundamental para nuestro futuro. El status quo es inaceptable y tenemos que hacerlo mejor”, insistió Stringer.

El presidente de la MTA, Joseph J. Lhota, rechazó con dureza el informe del contralor. “El contralor debería empaparse mejor del problema en lugar de culpar a la víctima”.

Lhota dijo que el  sistema de autobuses de la MTA es víctima de un control de tráfico inadecuado y de la falta de aplicación de las leyes de tránsito por parte de la ciudad de Nueva York.

“El contralor de la ciudad quedaría mejor si se centrara  en señalar la incompetencia de la ciudad que culpar a la víctima”, insistió el ejecutivo.

Lhota añadió que la forma adecuada y progresiva de lidiar con el flagelo del tráfico es que todos apoyen un plan responsable para fijar una tasa para grabar la congestión.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: