Cuando “Odebrecht” nos convirtió en abogados Cuando “Odebrecht” nos convirtió en abogados
POR PEDRO DOMÍNGUEZ BRITO Los dominicanos seguimos de cerca el “juicio de Odebrecht”. En este caso muchas personas ajenas al derecho se convirtieron en... Cuando “Odebrecht” nos convirtió en abogados

pedroPOR PEDRO DOMÍNGUEZ BRITO

Los dominicanos seguimos de cerca el “juicio de Odebrecht”. En este caso muchas personas ajenas al derecho se convirtieron en “abogados” y opinaban como el más sabio de los juristas. A raíz de lo ocurrido, varios amigos me pidieron que escribiera sobre mi experiencia como abogado. Aquí les va.

Ser abogado es un asunto muy serio. Quien procura nuestros servicios coloca en nuestras manos su libertad o su patrimonio. Un pequeño error nuestro puede ser fatal y acabar con una vida, una familia o una empresa. Y esas faltas usualmente no tienen remedio en los tribunales. .

Un abogado completo no se caracteriza solo por conocer leyes, jurisprudencia y doctrina. Es imprescindible que sea íntegro, que la palabra ética esté tatuada en su corazón, que tenga un nombre qué perder, que le diga la verdad a sus clientes, que no alargue los casos solo para percibir más honorarios.

Pero hay más. El abogado debe tener una apreciable cultura general y ha de ser un gran lector de historia, filosofía, economía, literatura y poesía. El que no lo hace se le dificultará argumentar adecuadamente frente al magistrado o frente al ministerio público, pues habrá momentos en que lo jurídico deberá ser complementado con otros conocimientos.

El abogado, además, debe escribir y hablar correctamente. Es desagradable escuchar o leer a alguno maltratando el idioma castellano. Eso, en ocasiones, influye en los resultados de su trabajo, pues le resta credibilidad a lo que expone. A esto se agrega la necesidad de contar con un alto grado de sentido común, de no complicar los asuntos.

Un buen jurisconsulto, por lo menos empíricamente, también se comporta como sicólogo, sociólogo, sacerdote y educador, porque en ocasiones ejercer esas funciones es más efectivo para evitar o solucionar un conflicto que el hecho de actuar como abogado. ¡Cuántas veces quien nos visita lo único que aspira es a que lo escuchemos con atención!

El protagonismo excesivo de los abogados usualmente provoca más división que armonía entre las partes. Nuestro rol es ser facilitadores, mediadores efectivos, lo que se puede lograr respetando los intereses de nuestro representado. Incluso, eso ayuda en nuestra labor.

Con estas breves reflexiones aspiro a complacer a los amigos que pidieron mi opinión sobre la abogacía, una hermosa profesión.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: