CARACAS.- Dos opciones claramente contrapuestas se debaten para enfrentar la crisis económica, política y social que padece Venezuela: De un lado, una Asamblea Constituyente que...

CARACAS.- Dos opciones claramente contrapuestas se debaten para enfrentar la crisis económica, política y social que padece Venezuela: De un lado, una Asamblea Constituyente que le de un nuevo giro político al país y del otro un cronograma electoral en el que se definan las fechas para unas vencidas elecciones  de gobernadores y alcaldes que concluyan en unas elecciones presideMESAnciales.

En un aspecto coinciden ambos protagonistas de la polarización que afecta al país y es el hecho de que Venezuela padece una severa crisis económica que ha transcendido la crisis social y generado una polarización de tal magnitud que ha impedido que los dos actores fundamentales se sienten en una mesa a negociar salidas.

En la propuesta constituyente se han pronunciado factores del Gobierno a su favor, de allí que ha iniciado conversaciones con distintos sectores buscando ampliar su base de apoyo.

Del otro lado la Mesa de la Unidad, disidentes del chavismo, gremios profesionales y empresariales y figuras académicas han planteado la inviabilidad de la propuesta gubernamental y proponen que sea “el pueblo venezolano” quien con su voto decida cuál es el camino apropiado para salir de la crisis.

Este debate se produce en un escenario de alta conflictividad social con manifestaciones en todo el país que ha dejado más de 40 fallecidos.

Elías Jaua
El presidente de la Comisión Presidencial en la primera reunión de consultas con los partidos políticos, en la que estuvo ausente, la Mesa de Unidad Democrática (MUD), hizo un llamado por la paz  a los integrantes de ese sector mayoritario opositor “y que puedan sentarse en esa mesa a dialogar entre venezolanos como hermanos que somos. Tenemos profundas diferencias -agregó- pero estamos obligados a legarle  a nuestros hijos una Venezuela en paz y el camino es el diálogo, desconocer el diálogo es la barbarie”, enfatizó.

En relación a una de las críticas fundamentales que se le ha hecho al decreto presidencial de la Constituyente, según la cual, los representantes serán escogidos por sectores afines al Gobierno, señaló que ellas serán unas elecciones “de carácter universal que se organizará por circuitos, como otras elecciones, y por tanto no contradice las normas constitucionales”.

La Mesa de la Unidad
Tras negarse a asistir a la convocatoria del Gobierno para discutir el decreto de la Constituyente (2.830), la MUD emitió un documento en el que expresó que esa convocatoria es ilegítima e inconstitucional, dado que no es resultado de la consulta al pueblo de Venezuela, tal y como lo exigen los artículos 5 y 347 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Solo el pueblo puede decidir, mediante referendo, si quiere o no convocar a una constituyente y ningún Poder del Estado puede usurpar las funciones que le corresponden al pueblo. Los Poderes que tienen la iniciativa de convocatoria, deberán obligatoriamente consultar al ciudadano a través de referendo. Además,  lo que se plantea son “votaciones sectoriales y territoriales” controladas por el Gobierno. Con ello se pretende quebrar la universalidad del derecho al sufragio y desconocer el principio constitucional de “un elector un voto”.

 

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: