Miguel Cruz Tejada NUEVA YORK.- La dominicana Nelly Rincón Rodríguez, de 55 años de edad, y quien estaba fugitiva desde 2006, después de ser...

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK.- La dominicana Nelly Rincón Rodríguez, de 55 años de edad, y quien estaba fugitiva desde 2006, después de ser condenada por convicción de tráfico de cocaína, heroína y tenencia ilegal de armas, no será enjuiciada de nuevodominicana-fugitiva-desde-2006-no-sera-enjuiciada en Massachusetts, estado al que fue extraditada en junio, cuando fue capturada por los US Marshalls (Servicio de Alguaciles) y policías estatales y municipales.

Ella estuvo viviendo como una madre común y corriente en New Jersey y fue arrestada cuando estaba a punto de volar a la República Dominicana.

A la señora Rincón Rodríguez, madre de cinco hijos, se le ordenó comenzar a cumplir la sentencia de décadas en la cárcel en Massachusetts, pero esta semana, un juez decidió no encausarla por el mismo delito.

Ella residía en Lynn (Massachusetts), cuando junto a su concubino Manuel Carrasco, que según la policía y los fiscales, la delató, fue detenida en noviembre de 1983. Tenía ocho meses de embarazo y fue acusada por tráfico de cocaína, heroína y posesión ilegal de armas.

Pero antes de comenzar a cumplir la condena, ella decidió huir y se estableció en New Jersey, donde se escondía desde entonces.

La dominicana y su abogado, John Haggerty, reclamaron un nuevo juicio al juez del caso, alegando que no tuvo un enjuiciamiento justo en 1983, porque el abogado que tenía, Ron Segal, también estaba defendiendo al novio, y el estándar legal para la policía obtener una orden judicial de arresto o allanamiento ha cambiado desde los años ochentas.

Entre sus argumentos, Rincón Rodríguez no obtuvo un juicio justo porque su abogado,

Su abogado actual,  calificó el proceso como  un colosal derroche del dinero de los contribuyentes.

En el fallo  del  13 de diciembre de este año, el juez Timothy Feeley negó la moción.

El magistrado dijo que estaba de acuerdo con los fiscales que argumentaron que no había evidencia de que Segal tuviera un conflicto de interés para  representar a Rincón Rodríguez en 1983 y a Carrasco en el caso, diciendo que el abogado de ambos acusados,  persiguió con vigor y habilidad una apelación para los dos.

El juez Feeley también aceptó el largo retraso del proceso causado por la dominicana, que  también es relevante para decidir si tenía derecho a un nuevo juicio.

Rincón Rodríguez fue autorizada a permanecer libre en espera del resultado de una apelación, señaló el magistrado.

Pero después de que la apelación fue denegada en 1989, “la confianza depositada en Rincón Rodríguez por el tribunal no fue reciprocada por la acusada”.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.