Miguel Cruz Tejada NUEVA YORK.- Los curanderos dominicanos son honrados con un gigante mural, pintado al estilo grafitti, por el artista dominicano Rubén Ubiera, en...

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK.- Los curanderos dominicanos son honrados con un gigante mural, pintado al estilo grafitti, por el artista dominicano Rubén Ubiera, en una de las calles más transitadas de Salem, en Massachusetts, poblado conocido mundialmente como “La Ciudad de Las Brujas”.

El mural es parte de una iniciativa para promover la diversidad cultural y “atravesar” las fronteras raciales de la organización comunitaria North Shore Coalition For Community Development / CDC (Coalición para el Desarrollo Comunitario de North Shore) , que acudió a Ubiera, seleccionado como el artista del grafiti decuranderos-dominicanos-son-honrados-con-murall año 2012.

La pintura, que tiene 40 pies de ancho, la hizo en una rústica pared urbana y expone a un curandero dominicano con el clásico pañuelo en la cabeza, hecho con hojas de plátano y un grueso cigarro en la boca.

“La división cultural en la ciudad, debe ser destruida. Esto es más que un grafiti, es un mensaje sobre que cualquier cosa es posible, especialmente a las personas fuera del barrio”, dijo el activista comunitario Mickey Northcutt, director ejecutivo de la entidad.

Ubiera, que se destaca por su estilo denominado “Post Graffism”, pintó el mural en una cuadra del vecindario llamado “The Point” (El Punto), donde se concentra una gran cantidad de dominicanos que residen en Salem.

El pintor también buscó reflejar la imagen de los tradicionales “Diablos Cojuelos”, personajes carnavalescos y folklóricos de la República Dominicana y que forman parte del patrimonio cultural de los dominicanos.

Ubiera recientemente puso un mural de gran alcance en la pared exterior del estudio del Witch Doctor Glass Blowing Studio, en la esquina de las calles de Lafayette y Ward.

“Ese mural es el cuarto que nuestra organización ha facilitado”, dijo Northcutt. Son muy bien recibidos por todo el mundo y nos damos cuenta de que son divertidos para trabajar”.

El mural, es visible para todos los vehículos que se mueven hacia el Norte en la calle Lafayette, y termina con la imagen de un Diablo Cojuelo, una característica central del folklore dominicano que se traduce como “Diablo Limpio”.

Para su creador, el mural “Yerbatero” es una oportunidad para devolver algo a la ciudad en la que se crió.

“Este proyecto en particular es muy interesante y cercano a mí”, dijo Ubiera, “porque crecí en The Point”.

Después de graduarse de la Escuela Secundaria de Salem a principios de los años 90, Ubiera recibió una foto de oro en la universidad, después de que el personal de ese plantel, lo ayudó a obtener una amplia oferta de becas para hacer realidad su sueño de educación universitaria.

Con el tiempo, Ubiera se convirtió en un experimentado practicante del arte callejero, haciendo un nombre para sí mismo fuera de Salem.

Hablando con el periódico local Salem News, Ubiera describe al post-graffism como “una nueva forma de arte creada a partir del matrimonio de graffiti y el arte de la calle que incluye influencias de las imágenes de skateboard, historietas y tipografía”.

Muchos se oponen al graffiti como arte, porque es demasiado fuerte en su lenguaje, cuando para Ubiera, el médium lleva la fuerza inhumana de un gorila en lo que puede lograr y decir.

“Son fuertes”, dijo, describiendo tanto el arte como los animales, “pero definitivamente hay algo detrás de eso, más que la fuerza”. La mayor parte del trabajo de Ubiera ha tenido lugar fuera de Massachusetts, recordó el artista.

Varios de sus proyectos actuales están expuestos en el Sur de Florida. Pero él volvió a su ciudad natal el año pasado también cuando la ciudad lo contrató con el dinero de la concesión para un proyecto público de arte. Llevó a Salem su estilo del post-graffism, pintando obras en calles tan trabnsitadas  como Dodge y  Peabody.

El pasado de Ubiera lo trajo de regreso a Salem, dirigido por un sueño de “crear un museo al aire libre” en su ciudad natal, explicó al periódico. “Cuando yo estaba en la secundaria de Salem, si no hubiera sido por los maestros que hicieron lo que hicieron por mí, nunca habría hecho lo que he logrado”, dijo Ubiera.

“Sólo puedo imaginar crecer en ese vecindario, viendo a otro dominicano que creció allí, se graduó en la preparatoria de Salem y ahora trabaja en el extranjero y en el país”, expresó el artista. “Luego están los del otro lado de la valla – los residentes de Salem que ven El Punto desde el exterior”, agregó.

“Hay mucha cultura en The Point que es prácticamente ignorada, y la gente no lo sabe”, dijo. “Es como si hubiera una división invisible de la que nadie habla, creo que este proyecto va a salvar esa brecha”.

El arte callejero tiene una larga tradición de apoyo en “The Point”, dijo el activista Northcutt. Es uno que continuará mientras más propiedades lleven murales, ya que más murales se completan en las oficinas de los CDC y el espacio comunitario de la organización en The Point se acerca a la apertura del próximo año.

“Tenemos cerca de 36 edificios en el barrio de The Point”, explicó, “y muchos de ellos son estos hermosos edificios de ladrillo con paredes que podrían acomodar fácilmente los murales”.

 

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: