Miguel Cruz Tejada NUEVA YORK.- Esta ciudad volvió a conmocionarse por una de las tragedias más conmovedoras de los últimos años, cuando ayer miércoles dos...

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK.- Esta ciudad volvió a conmocionarse por una de las tragedias más conmovedoras de los últimos años, cuando ayer miércoles dos bebés de 1 y 2 años de edad, murieron quemadas al hacer contacto con un radiador disfuncional de calefacción, en un refugio municipal en el vecindario de Hunts Point, donde vivían como desamparados con sus padres.

Desde el alcalde, el concejal dconmocion-en-ny-por-muertes-de-bebesel distrito, el Contralor de la Ciudad y otros oficiales electos, funcionarios y activistas comunitarios, se han pronunciado sobre la tragedia.

Las niñitas fueron identificadas como las hermanitas Scylee Vayoh e  Ibanez Ambrose. Otros desamparados residentes en el mismo refugio dijeron que ambas criaturas, se quemaron casi por completa.

Las dos bebés, fueron ingresadas por paramédicos y policías en el hospital Lincoln donde fueron declaradas muertas por los médicos, con quemaduras en tercer grado.

Se cree que la válvula del calentador no podía cerrarse y botaba una gran cantidad de vapor caliente desde el radiador, que llenó el apartamento.

Las autoridades dijeron que el edificio de apartamentos de Hunts Point era una instalación de uso mixto que la ciudad utiliza para alojar familias sin hogar. Los testigos dijeron que la madre y el padre desesperados, quedaron sin el apartamento del primer piso en el sector de Hunts Point cerca de la avenida Lafayette.

Los padres llevaban cada uno  una bebé con graves quemaduras. Los vecinos dicen que las niñas parecían que ya estaban muertas, y tenían un tono morado en sus cuerpecitos. Gilberto Lorenzo, uno de los vecinos, de 24 años, corrió escaleras abajo después de escuchar una fuerte explosión. Dijo que vio a los padres cuando corrieron en busca de sus hijas.

“No se movían en absoluto. El padre estaba muy histérico. Había vapor caliente por todo el lugar”, relató Lorenzo. El  dijo que la madre agarró una de las niñas, la acostó y empezó a aplicarle primeros auxilios y momentos después llegaron los bomberos.

A pesar de que no había fuego en el apartamento, el vapor era lo suficientemente caliente para matarlas. La madre de Lorenzo, Maritza Morales, dijo que las niñas estaban quemadas por todas partes.

Según los vecinos, la familia está experimentando tiempos difíciles. El apartamento que en el que murieron las bebés, forma parte  del refugio para personas sin hogar. “Tenían dos hermosas niñas bebés”, dijo la señora Morales, de 39 años, que vive un piso más arriba.

“Ellos son de Minnesota. Los dos son personas sin hogar y sin trabajo. Todo el mundo está aquí. Han estado aquí por cerca de un año y dos meses”, añadió Morales. “Ella sale todos los días a tocar la guitarra en el metro, toma al pequeño con ella. Tiene mucho talento. Lo hace a fin de mes. Ella toca  en las estaciones de las calles 34 y la 42”, narró Morales.

“El padre, Peter, es un artista del tatuaje. Es un papá muy atento. Los dos son buenos padres.  Nunca han sido vistos sin las dos niñas”, dijo la vecina. “Los dos están destruidos, dicen que no saben cómo van a vivir sin sus dos bebés. Les  duele mucho. Ellos sólo quieren despertar de esta pesadilla”, sostiene Morales.

“Es muy triste. Sus hijos eran todo lo que tenían en el mundo”, dijo. Las chicas estaban  siempre sonrientes y eran muy fotogénicas, dijeron otros vecinos.

“Las llamamos las niñas de Disney porque eran muy  preciosas”, dijo el vecino Tye Wiggins, de 28 años de edad. “Tenían los ojos azules, el pelo rubio… eran literalmente, como mágico, cada vez que veía esas dos niñas sonreír”.

Wiggins dijo que los padres adoraban a las niñas. “Nunca había un día en que se les veía sin sus niñas”, dijo Wiggins. “Es desgarrador. Esto podría haberle pasado a cualquiera de nosotros en el edificio”.

Annie Martínez, de 47 años, dijo que ella se precipitó escaleras abajo y vio vapor saliendo del apartamento de la familia. “Hubo una gran cantidad de humo”, dijo Martínez.

Señaló que el edificio ha tenido muchos problemas. Dijo que el calor emanado por el vapor del radiador, era insoportable al principio del día. De acuerdo con los registros de la ciudad, el edificio se utiliza como un refugio para las familias sin hogar a cargo de la Corporación de Desarrollo Económico Bushwick.

Cinco familias sin hogar viven en el edificio donde los apartamentos están en un programa llamado Clúster, un refugio temporal pagado por la ciudad hasta que son reubicadas en apartamentos disponibles. “Este edificio solía ser un edificio decente antes de que el propietario lo convirtiera en un refugio”, dijo Martínez.

El programa ha sido criticado por ubicar familias en apartamentos desvencijados y con problemas y fue atacado en varias ocasiones como inadecuado por el alcalde Bill de Blasio cuando se postuló para el cargo. Una vez que fue elegido, de Blasio prometió tomar medidas para resolver el problema.

El Departamento de Viviendas, ha recibido 60 quejas por el mal estado del edificio, en su mayoría sobre ascensores inservibles, de acuerdo con registros de la ciudad. Los inspectores del Departamento de Preservación de la Vivienda y Desarrollo – que son responsables de comprobar los interiores, han visitado el edificio varias veces este año.

El 31 de octubre respondieron  a  quejas por falta de calefacción en todo el edificio. El 2 de noviembre citaron al propietario del edificio por problemas con radiadores en otro apartamento en abril, pero no había ninguna denuncia por problemas en el radiador en el apartamento donde vivían las bebés que murieron.

El 2 de noviembre, la más reciente inspección, los inspectores encontraron protectores de ventanas defectuosas en dos apartamentos.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: