NUEVA YORK.- Donald Trump todavía no ha tomado posesión del cargo de presidente de Estados Unidos, pero la redada ocurrida hace un mes cerca de Bufalo, en...

NUEVA YORK.- Donald Trump todavía no ha tomado posesión del cargo de presidente de Estados Unidos, pero la redada ocurrida hace un mes cerca de Bufalo, en la que fueron detenidos 25 inmigrantes, no ha hecho más que aumentar la tensión que se vive desde que el republicano ganara las elecciones con la promesa de deportar a millones de indocumentados.

El 18 de octubre pasado, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) realizaron un operativo en cuatro restaurantes y varias casas en el estado de Nueva York que, según defensores de los inmigrantes, violó la normativa emitida por el gobierno federal en noviembre del 2014, donde se anunció que la prioridad serían sólo criminales peligrosos y no separar familias.

Brenda Valladares, organizadora del Movimiento Cosecha, que presta ayuda a las familias de los inmigrantes detenidos en el operativo hecho en los restaurantes Agave, Don Tequila, La Divina y El Agave (localizados en Bufalo, Cheektowaga y Kenmore), explicó que allí cayeron indocubufalomentados sin récord criminal. Afirmó que incluso “la migra” se llevó a esposas de los trabajadores arrestados y detuvieron a menores de edad y los entregaron a programas de servicio social.

“Hubo una redada muy feroz contra trabajadores honestos que terminaron siendo afectados en el operativo, que fue parte de una investigación más grande de dos años y medio que Homeland Security hizo contra el dueño de los establecimientos por no pagar impuestos, no declarar dinero y emplear a indocumentados”, comentó la activista, quien denunció que la acción viola el compromiso del gobierno federal de no hacer redadas en sitios de trabajo.

“Obama había dicho que no iba a atacar a empleados y estas personas, en su mayoría lavaplatos, cocineros y meseros de México y Honduras, están trabajando de 12 a 14 horas diarias, hasta seis dias a la semana con pagos menores al mínimo; no son criminales”, agregó Valladares, que también explicó que varios trabajadores fueron luego puestos en libertad, pero que a seis les pusieron grilletes electrónicos y les iniciaron el proceso de deportación.

“Nuestra preocupación es que esta investigación estaba dirigida hacia el dueño y resultó con los trabajadores como las principales víctimas”, mencionó.

ICE confirmó su participación en los operativos en los restaurantes del norte de Nueva York, en un caso serio visto también como explotación laboral, pero defendió su proceder asegurando que la agencia no hace redadas sino acciones específicas de cumplimiento de la ley.

 

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: