SONAJERO SONAJERO

SONAJERO

Opinión November 11, 2016 Ricardo Rosa 0

TRUMP POR GRISBEL MEDINA “Oh, América” ¿Qué has hecho? Escribió un amigo residente en los EEUU. Además colgó en sus redes sociales el deseo... SONAJERO

TRUMP

POR GRISBEL MEDINA

“Oh, América” ¿Qué has hecho? Escribió un amigo residente en los EEUU. Además colgó en sus redes sociales el deseo de irse a dormir y despertar cuatro años más tarde, después de comprobar lo que se avecinaba: la victoria de Donald Trump.

Al día siguiente, la agrisbel-1valancha informativa colmó cada poro de nuestras vidas. Cada rincón expedía desazón por el triunfo del magnate y la nueva derrota de Hilary Rodham Clinton, en su ruta a la Casa Blanca.

Estados Unidos, un país construido a lomo de inmigrantes, ofrecía el solio presidencial a una persona de discurso incendiario y ofensivo. Cuando el mundo necesita de conciliación, Norteamérica (tan voluminosa e inefable) le cedía la presidencia a un humano de discurso racista, misógino, hiriente, divisionista.

Quienes vivimos en República Dominicana tenemos intereses especialmente afectivos en EEUU. Cada quien tiene al menos un primo en Nueva Yol. Otros dependen de remesas ganadas por familiares que desafían temperaturas extremas para salir diariamente a trabajar digna y afanosamente en el imperio de barras y estrellas.

Pero, indudablemente, esa gran nación de inmigrantes (originalmente colonizada por británicos) acuna a una población blanca, conservadora, religiosa y con ínfulas de grandeza por el tono de piel. Esa misma comunidad aborrece a otros inmigrantes (los negros, los latinos, los orientales, etc) que en gran medida sudan la gota gorda en la construcción de “su” país. Y esa mayoría silente le sintió reflejada en el verbo y marketing político de Donald Trump. El hombre del peluquín que tantas trampas ha protagonizado es el mandamás de los yunaires.

La tinta analítica se desborda en consideraciones sobre el hombre que nunca fue favorecido con encuestas y terminó ganando la ñoña norteamericana. Para algunos el éxito de Trump estuvo en la “novedad” de su discurso y la intención de hablarles a los conservadores que añoraban la “supremacía blanca”, un poco alicaída por las estrategias demócratas. Para otros es el presidente que EEUU merece y el inicio del fin de un imperio perverso que ha sembrado de cruces tantas naciones del mundo. Si la oración mueve montañas es tiempo de rezar.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: