POR CARLOS MANUEL ESTRELLA Prisión privilegiada   Al gobierno del presidente Danilo Medina “se le fue el tiro por la culata”, como sentencia el...

POR CARLOS MANUEL ESTRELLA

Prisión privilegiada

 

carlos-manuel1Al gobierno del presidente Danilo Medina “se le fue el tiro por la culata”, como sentencia el refranero, con el cambio administrativo del lugar de prisión del acusado Blas Peralta, decisión provocadora de irritación colectiva, incluyendo movilizaciones, que obligó a las autoridades “echar para atrás”.

La devolución al centro de corrección y rehabilitación de La Romana del imputado de matar al exrector universitario Mateo Aquino Febrillet, desgracia producto de controversias de la campaña electoral pasada, responde a la presión pública y evidencia que Peralta hizo amarres para ser privilegiado.

La procuraduría general de la República queda muy mal parada ante el público al inventarse un estado de salud inexistente en Peralta y al día siguiente “sanarlo” milagrosamente, un traspiés que salpica al Poder Ejecutivo por quedarse callado como superior jerárquico del funcionario.

En sociedades medianamente civilizadas este escándalo, que el gobierno pretendió pasar de contrabando fin de semana, provocaría la renuncia o destitución del máximo representante del Ministerio Público si tomó la decisión inconsultamente que las evidencias indican no fue así.

El imputado Peralta, personaje que mezcla tigueraje político, presión y chantaje de transportistas transformados en monopolios privados, indudablemente que al fragor de la campaña electoral pasada negoció privilegios con el poder para morigerar su situación.

La gravedad de la muerte de Aquino Febrillet, circunstancias del suceso y trascendencia del malogrado, convierten el caso en escándalo y los privilegios otorgados al imputado generan indignación popular y mediática que dejan nuevamente mal parada la imagen del régimen peledeísta.

Si el sistema fuese equitativo y justo, decenas de privados de libertad en peor estado que Peralta estarían en sus casas esperando la muerte y no en prisión, pero en este caso el preso tiene connotación por ser de los “dueños del país” y negoció privilegios en la campaña electoral pasada.

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: