INDEPENDENCIA.- Un pastor evangélico, que es sargento mayor de la Policía, fue muerto anoche a tiros cuando abría la puerta de la iglesia que...

INDEPENDENCIA.- Un pastor evangélico, que es sargento mayor de la Policía, fue muerto anoche a tiros cuando abría la puerta de la iglesia que dirigía en Cristóbal, Independencia y, hasta media tarde de este lunes no se tenía conocimiento del apresamiento de alguien por ese hecho.
Rolfi Díaz Cuevas, de 38 años, quien prestaba servicio en la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET), en Barahona, y ostentaba el rango de sargento mayor, pastoreaba la iglesia evangélica Defensores de la Fe Cristiana Rosa de Sarón, en Cristóbal.

Laboró por espacio de 15 años en esa institución y pistolinmurió en la sala de emergencias del hospital regional universitario Doctor Jaime Mota.
El vocero de la Policía, general Nelson Rosario, dijo que miembros del área de investigación de esa entidad trabajan en la identificación de los autores del hecho para apresarlos y ponerlos a disposición de la justicia.
Cuestionado sobre la hipótesis que circula de que la muerte del suboficial estuviera relacionada con una muerte causada en 2014 por un tío y un hermano del pastor en la emergencia del hospital Doctor Teófilo Gautier, de Las Salinas, Rosario dijo que sin concluir las investigaciones no se debe emitir juicios de valor.
“Por el momento se interrogan personas y se analizan las evidencias recolectadas en la escena del crimen”, dijo a El Nacional.
Según una información publicada en el Listín Diario digital la muerte de Díaz Cuevas pudiera estar vinculada a la de Julio Peña, de 19 años, en septiembre de 2014, alegadamente a manos de familiares de Díaz Cuevas después de una riña.
Una nota publicada en el Diario Digital Barahona, citando a la Dirección Regional Sur de la Policía, indica que esa entidad persigue a dos personas por la muerte anoche del pastor.
La nota indica que Díaz Cuevas sufrió heridas de perdigones en el pecho y en el brazo izquierdo.
“El informe policial señala que las heridas que recibió el occiso, se las ocasionaron unos tales Clemen Peña Matos y Osiris Plata Peña (La Pina), prófugos, por viejas rencillas personales, ya que los homicidas sostuvieron tiempo atrás una riña con familiares del suboficial, quienes lo acusaban de haber matado a su hermano”, dice la publicación.
En la escena del crimen fue recolectado un cartucho calibre 12 milímetros y una biblia.
El homicidio ha causado consternación tanto en la comunidad cristiana como en la población en general.

 

Ricardo Rosa

Periodista, labor que realizo desde 1970. He laborado en diferentes medios noticiosos (radio, televisión, periódicos impresos y digitales) tanto de Santiago como de Santo Domingo.

%d bloggers like this: